Después del pan de primavera —trigo trinchado, pipas de calabaza y sésamo tostado— llega el pan de verano elaborado con masa madre natural, espinacas, zanahoria y lentejas, un alimento que por sus características y propiedades resulta perfecto para esta época del año.

Después del pan de primavera —trigo trinchado, pipas de calabaza y sésamo tostado— llega el pan de verano elaborado con masa madre natural, espinacas, zanahoria y lentejas, un alimento que por sus características y propiedades resulta perfecto para esta época del año.

El maestro panadero Xavier Barriga propone un pan para cada estación. En este caso, el pan de verano está elaborado con masa madre natural y largas fermentaciones, una miga suave, esponjosa, con un profundo sabor a verduras frescas y húmedas, ideal para estos días calurosos.

Fresco, saludable

Un pan muy saludable, proveniente de las hortalizas y con mucha fibra. Las espinacas son una fuente de ácido fólico, fibra alimentaria y vitaminas, además tienen un efecto beneficioso para la piel gracias al contenido de vitamina A. La zanahoria aporta múltiples beneficios para la salud, un alimento que va muy bien para la vista, diurético y que estimula la eliminación de residuos y ayuda a los riñones.

Por su parte, las lentejas contienen aminoácidos que ayudan a la digestión, su contenido de ácidos nucleicos ayudan a renovar células de la piel evitando el envejecimiento. Todo productos básicos de la dieta mediterránea y muy beneficiosos para la salud.

Panes de España

En España se elaboran más de 300 variedades distintas de pan e históricamente han convivido tres formas de entender y hacer pan.

En el norte, las masas han sido húmedas, con una hidratación (cantidad de agua de la fórmula) de entre el 70 y el 90 por ciento. El resultado, unos panes voluminosos, con una corteza caramelizada, crujiente, gruesa, una miga húmeda de color crema, con alvéolos bien distribuidos. Son panes como el típico gallego, con un sabor intenso, con dominio de notas ácidas y aromas complejos, gracias al uso frecuente de harinas integrales, molidas a la piedra, o de centeno.

En el sur, el pan es un alimento completamente distinto: piezas poco hidratadas, panes tupidos, macizos, sin apenas corteza, con una superficie muy blanca, una miga también muy blanca y casi sin alveolo. En boca, el clásico pan de máquina es un alimento insípido, con pocos matices y escaso en aromas

En la meseta y parte de la costa mediterránea, el pan es un alimento a medio camino entre la concepción norteña y la del sur. Las hogazas castellanas y el pan de payés son productos con una hidratación mediana, corteza crujiente, aunque más fina y menos caramelizada que las gallegas. Por dentro, la miga es alveolada irregular y color blanco-crema. Un mordisco de los panes de la zona central y de Cataluña sabe a cereal con unas notas lácticas, fruto del tipo de fermentación empleada.

 

 

 

Resumen
Pan de verano con espinacas, zanahoria y lentejas
Título
Pan de verano con espinacas, zanahoria y lentejas
Descripción
Después del pan de primavera —trigo trinchado, pipas de calabaza y sésamo tostado— llega el pan de verano elaborado con masa madre natural, espinacas, zanahoria y lentejas, un alimento perfecto para esta época del año.
Autor