El 36% de los españoles declara hacer algún tipo de dieta exprés antes de que llegue el verano. Sin embargo, hasta un 40% de la población reconoce que engorda durante esta época, en concreto, uno de cada tres aumenta entre 1 y 3 kilos. Como consecuencia, uno de cada cuatro usa pareo y/o ropa ancha para disimular y un 16% prefiere no bajar a la playa o a la piscina cuando hay mucha gente.

Son algunas de las conclusiones del estudio Reflexiones sobre alimentación y salud en la población española elaborado por los Laboratorios Farmacéuticos Rovi sobre una muestra de 601 personas de 25 a 55 años a través de encuesta online realizada entre los días 8 y 11 de junio de 2015.

Por una parte, el estudio indica que el 36% de los españoles confiesa que hace algún tipo de dieta exprés antes de que llegue el verano. Sin embargo, y a pesar de que las intenciones previas al verano son buenas, un 40% de los encuestados reconoce que suele engordar durante la etapa estival. Un 17% toma más bebidas alcohólicas y un 14% picotea más entre horas. Uno de cada tres encuestados afirma engordar entre 1 y 3 kilos y los que tienen más de 40 años aseguran que les cuesta más mantenerse en su peso durante el verano.

“Con estas dietas exprés se pierde masa muscular y líquidos, no se pierde peso procedente de la grasa, que es lo que sobra, por lo que cuando se vuelve a comer ‘normal’ se recuperan los kilos muy rápidamente y se liberan metabolitos intermedios que son tóxicos para algunos órganos”, asegura Sagrario Jiménez, experta en nutrición, medicina estética y sexología del Centro Médico Sagrario Jiménez en Madrid, añadiendo que “por lo general, cuando se picotea se ingieren demasiados hidratos de carbono en alimentos como el pan, patatas fritas, galletas, embutidos, tortitas de arroz, etc., lo que va a hacer que entremos en un círculo vicioso que nos incitará a comer sin parar y del que no es fácil escapar. Con este comportamiento ingerimos un exceso de calorías, se dispara la insulina y se favorece el acúmulo de grasa y el aumento de la inflamación”.

Por otro lado —y siempre según este estudio— cerca de la mitad de los españoles (47%) reconoce que mostraría más su cuerpo durante el verano si no tuviera exceso de peso, sobre todo las mujeres (58%). Como consecuencia, un tercio evita ponerse ropa atrevida, uno de cada cuatro usa pareo y/o ropa ancha para disimular y un 16% prefiere no bajar a la playa o a la piscina cuando hay mucha afluencia de gente para evitar la mirada de otras personas. Por el contrario, si estuvieran en forma se pondrían otro tipo de ropa más ajustada o más corta (65%), se quedarían en ropa de baño sin tanta vergüenza (44%), serían más atrevidos a la hora de ligar (19%) e incluso se plantearían ir a una playa nudista (9%).

Ficha técnica

El estudio social Reflexiones sobre alimentación y salud en población española es un estudio realizado entre 601 personas de 25 a 55 años a través de encuesta online (panel de internautas-Netquest) con una duración de 8 min. El nivel de error muestral es de + 4%. El 100% de las preguntas eran cerradas y el trabajo de campo se ha realizado entre los días 8 y 11 de junio de 2015. El estudio ha sido controlado con cuotas por sexo, edad y clase social para asegurar la representatividad de la muestra. La selección de la muestra ha sido aleatoria. El ámbito del estudio es nacional, 100 encuestas aprox. en cada zona Nielsen: centro, norte, noroeste, sur, levante y noreste de España. Una vez completada la muestra, se han ponderado los datos del total para devolver a cada área el peso que realmente tiene en la población.

Resumen
Título
Peso y verano, el eterno problema
Descripción
El 36% de los españoles declara hacer algún tipo de dieta exprés para perder peso antes de que llegue el verano. Sin embargo, hasta un 40% de la población reconoce que engorda durante esta época.
Autor