En los últimos años, el desperdicio de comida en los llamados países desarrollados se ha convertido en un hábito peligroso para el planeta: en el supermercado compramos más de lo que necesitamos, en casa dejamos que se estropeen las frutas y vegetales, en el restaurante pedimos más de lo que podemos comer…

Según la FAO —Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación— cada año, cerca de un tercio de los alimentos que producimos en el mundo se pierde o se desperdicia. En los países en vías de desarrollo, un cuarenta por ciento de las pérdidas ocurre en las etapas de poscosecha y procesamiento, y a esto se le denomina pérdidas de alimentos. En los países industrializados, el mismo porcentaje (40 %) de las pérdidas se produce a nivel del comercio minorista y del consumidor, al tirar alimentos que no son vendidos o que no son consumidos en el hogar, restaurantes o cafeterías y, en este caso, se le llama desperdicio de comida.

Todo esto nos confirma que hay mucho por hacer para mejorar nuestra relación con los alimentos y evitar la pérdida y el desperdicio de comida. Hemos adquirido hábitos que afectan al planeta y ejercen una presión adicional sobre los recursos naturales. Cuando desperdiciamos comida, desperdiciamos la mano de obra, el dinero y recursos valiosos —como semillas, agua, pienso, etc. — que se emplean en la producción de la comida, sin mencionar los recursos que se destinan a transportarla. En resumen, el desperdicio de alimentos aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuye al cambio climático.

Sin embargo, los hábitos se pueden cambiar con una serie de gestos y acciones cotidianas como, por ejemplo, guardando las sobras y reutilizándolas para otra comida o utilízalas en un plato diferente, preparando recetas como esta Porrusalda, una receta de Xime ofrecida por Yonodesperdicio, una iniciativa puesta en marcha en 2015 por la organización Enraíza Derechos dedicada a promover una alimentación justa y sostenible y el derecho de las mujeres.

Porrusalda con puerros sobrantes

INGREDIENTES

  • 300 g de puerros que nos hayan sobrado o hayamos comprado de más
  • 300 g de patatas
  • 150 g de bacalao desmigado a punto de sal
  • 1,5 litro de agua
  • Aceite de oliva

ELABORACIÓN

Limpiamos bien los puerros y los cortamos en trocitos.

Enjuagamos el bacalao en agua unos segundos.

En una cazuela con un poco de aceite rehogamos el puerro sin que coja color, luego añadimos las patatas y mezclamos.

Por último añadimos el agua y el bacalao a la vez y dejamos cocer unos 7 minutos desde que empiece a hervir el agua, o hasta que veamos que las patatas están hechas.

Porrusalda con puerros sobrantes (receta sin desperdicio)
76%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
94%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Porrusalda con puerros sobrantes (receta sin desperdicio)
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)