En el marco de Enofusión, el salón internacional del vino que acoge Madrid Fusión, este martes el Consejo Regulador de Ribera del Duero celebró una cata dirigida a profesionales y sumilleres en la que, bajo el título La Ribera Blanca – Una realidad con mucha historia se realizó un recorrido por la evolución de una uva histórica y autóctona, la Albillo Mayor.

Una uva con carácter que ahora recibe el protagonismo que se merece, al dar lugar a los primeros vinos blancos de guarda de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Y es que, esta DO, conocida internacionalmente por sus excelentes tintos, comienza una nueva etapa, dando el pistoletazo de salida a los aproximadamente treinta vinos blancos que se comercializarán con la contraetiqueta de la Denominación de Origen durante los próximos meses, convirtiéndose en uno de los mayores hitos de la DOP Ribera del Duero en sus treinta y siete años de historia.

“Estamos muy contentos por la gran recepción que están teniendo los blancos de Ribera por parte de los profesionales del sector y sumilleres. Son vinos que sorprenden, sobre todo en el paso en boca y que generan una gran expectación por saber qué depararán en el futuro”, explicaba Miguel Sanz, director general de la denominación de origen.

Durante la cata, los asistentes pudieron probar diez referencias de vinos elaborados con la Albillo Mayor, entre ellos el primer vino en llevar la contraetiqueta de la DO Ribera del Duero: Caballero Zifar añada del 2018, un vino producido por Bodegas Zifar (Peñafiel, Valladolid), además de otros vinos que, en breve, vestirán la contraetiqueta de Ribera del Duero como El Lebrero 2018, Lagar de Isilla Albillo 2018, Viadero Blanco de Albillo 2018 o Dominio del Pidio Albillo 2018, y que hasta ahora se comercializaban como vinos de Castilla y León, agotando sus existencias. Otros vinos como Unanimus Tres Piedras 2018 y Luthier Blanco 2018, pudieron degustarse, aunque todavía habrá que esperar algunos meses para encontrarlos en el mercado con la contraetiqueta de la Ribera del Duero.

Nuevas contraetiquetas Ribera del Duero

Con la llegada de los vinos blancos de Ribera del Duero, se ha modificado la asignación de las contraetiquetas por tipos de vino de la DO, simplificándose de manera más sencilla y directa para los consumidores. Entre las principales novedades:

  • Desaparece la exclusiva de rosado y todos irán identificados en cuanto al tipo y tiempo de elaboración.
  • A partir de ahora, los vinos blancos y rosados con un envejecimiento de 18 meses —de los que al menos 6 meses hayan permanecido en barrica— podrán ostentar la contraetiqueta de Crianza.
  • Los blancos y rosados con un envejecimiento de 24 meses entre barrica y botella —de los cuales un mínimo de 6 hayan sido en barrica— podrán ostentar la contraetiqueta de Reserva.
  • Respecto a los blancos y rosados Gran Reserva, deberán haber pasado 48 meses de envejecimiento entre barrica y botella, de los cuales al menos 6 habrán envejecido en barrica.
  • Por último, aquellos que se elaboren sin crianza, permanezcan hasta tres meses en barrica de roble y los que decidan no utilizar menciones tradicionales llevarán la contraetiqueta genérica.
Resumen
Ribera Blanca, una novedad con mucha historia
Título
Ribera Blanca, una novedad con mucha historia
Descripción
En el marco de Enofusión, el Consejo Regulador de Ribera del Duero ha celebrado una cata en la que, bajo el título La Ribera Blanca – Una realidad con mucha historia, se realizó un recorrido por la evolución de una uva histórica y autóctona, la Albillo Mayor, base de los primeros vinos blancos de la DO.
Autor