En los últimos años, el desperdicio de comida en los llamados países desarrollados se ha convertido en un hábito peligroso para el planeta: en el supermercado compramos más de lo que necesitamos, en casa dejamos que se estropeen las frutas y vegetales, en el restaurante pedimos más de lo que podemos comer…

Según la FAO —Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación— cada año, cerca de un tercio de los alimentos que producimos en el mundo se pierde o se desperdicia. En los países en vías de desarrollo, un cuarenta por ciento de las pérdidas ocurre en las etapas de poscosecha y procesamiento, y a esto se le denomina pérdidas de alimentos. En los países industrializados, el mismo porcentaje (40 %) de las pérdidas se produce a nivel del comercio minorista y del consumidor, al tirar alimentos que no son vendidos o que no son consumidos en el hogar, restaurantes o cafeterías y, en este caso, se le llama desperdicio de comida.

Todo esto nos confirma que hay mucho por hacer para mejorar nuestra relación con los alimentos y evitar la pérdida y el desperdicio de comida. Hemos adquirido hábitos que afectan al planeta y ejercen una presión adicional sobre los recursos naturales. Cuando desperdiciamos comida, desperdiciamos la mano de obra, el dinero y recursos valiosos —como semillas, agua, pienso, etc. — que se emplean en la producción de la comida, sin mencionar los recursos que se destinan a transportarla. En resumen, el desperdicio de alimentos aumenta las emisiones de gases de efecto invernadero y contribuye al cambio climático.

Sin embargo, los hábitos se pueden cambiar con una serie de gestos y acciones cotidianas como, por ejemplo, guardando las sobras y reutilizándolas para otra comida o utilízalas en un plato diferente, preparando recetas como estos San Jacobos de calabacín, una receta de Bioloka ofrecida por Yonodesperdicio, una iniciativa puesta en marcha en 2015 por la organización Enraíza Derechos dedicada a promover una alimentación justa y sostenible y el derecho de las mujeres.

San Jacobos de calabacín

INGREDIENTES

  • Calabacín sobrante o que empiece a madurar
  • Jamón York
  • Queso en lonchas
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Pelamos el calabacín, lo partimos por la mitad y hacemos lonchas verticales.

Las emparejamos de dos en dos y las rellenamos con una loncha de jamón y otra de queso, ajustándolas al tamaño al que nos hayan quedado las lonchas de calabacín. Salpimentamos.

Pasamos las loncha rellenas por harina, huevo y luego pan rallado y las vamos friendo en aceite de oliva bien caliente hasta que se doren primero por un lado y luego por el otro.

Servimos, acompañando los San Jacobos con alguna salsa al gusto.

San Jacobos de calabacín (receta sin desperdicio)
78%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
70%
Resumen
recipe image
Nombre receta
San Jacobos de calabacín
Publicado el...
Calificación
41star1star1star1stargray Based on 1 Review(s)