Bocado de gallina especiada regada con caldo de cordero, Natillas de alubias con barquillo relleno de paté de perdiz, Gourmet de lapin, Crepe seguntino, Terrina de carne con salsa de cangrejos de rio, Patés y terrinas ‘bajá’, pelegrina cosa fina, Viva San Vicente, Bocadito de Oreo…

La ciudad de Sigüenza (Guadalajara) acogerá los dos próximos fines de semana, el que ya es clásico de la primavera gastronómica local, su Concurso de Pinchos y Tapas Medievales, organizado por el propio Ayuntamiento con la colaboración de la Red de Ciudades y Villas Medievales.

El ganador de este certamen, además, representará al municipio en el próximo concurso internacional que organiza esta Asociación de la que forman parte municipios españoles y portugueses —Almazán (Soria), Consuegra (Toledo), Ciudad Rodrigo (Salamanca), Estella-Lizarra (Navarra), Hondarribia (Guipúzcoa), Jerez de los Caballeros (Badajoz), Laguardia (Álava), Manzanares el Real (Madrid), Olivenza (Badajoz), Sigüenza (Guadalajara) y Marvão (Portugal) — y que este año tendrá lugar, en octubre, en Estella-Lizarra (Navarra).

La particularidad de los concursos previos, y lógicamente del propio Certamen Internacional de Pinchos y Tapas Medievales, es que los chefs deben usar ingredientes precolombinos para su elaboración, lo que les obliga a aguzar el ingenio culinario para reivindicar la historia de sus pueblos.

Ruta del pincho medieval en Sigüenza

En la edición 2019 del concurso en Sigüenza participan ocho bares y restaurantes del municipio:

En el Castillo Parador de Sigüenza, su cocinero jefe, Rubén Urbano, ha creado un Bocado de gallina especiada regada con caldo de cordero. Con una presentación espectacular, el pincho mezcla ingredientes tradicionales elaborados con técnicas modernas.

Cerca del Parador, el Asador Medieval, de la mano de Fátima Alguacil, presenta una tapa que, bajo una apariencia más convencional innova en los ingredientes y en el sabor: Bocadito de Oreo.

Fernando Canfrán, cocinero de Atrio, ha preparado unas Natillas de alubias con barquillo relleno de paté de perdiz, un pincho en el que bajo la apariencia de una crema, se mezclan algunos de los emblemas de la cocina seguntina.

En la Cafetería París, Carmen Rello ha preparado un Gourmet de lapin, dando así entrada a un ingrediente que, hasta la fecha permanecía prácticamente inédito en los Pinchos Medievales, como es la carne de conejo.

En el Bar Anya, su cocinero, Borja Rupérez, ha preparado un Crepe seguntino, en el que como ha incorporado prácticamente todos los elementos que le dan fama a la cocina local.

En la edición de 2019, participan tres restaurantes de otras tantas pequeñas localidades del municipio:

En el Asador Baja (Peregrina), el campeón del año pasado, Sergio Baja, propone su pincho Patés y terrinas ‘bajá’, pelegrina cosa fina, en el que sobre una base de galleta coloca los patés, contenidos, a su vez, en un recipiente de paté.

El Restaurante el Balcón del Dulce (La Cabrera), participa con una Terrina de carne con salsa de cangrejos de rio, reivindicando así productos locales, como fueran los cangrejos de río, ahora desaparecidos.

Finalmente, La Granja (Alcuneza) participa con un homenaje al patrón de Sigüenza, San Vicente. Estefanía Verdes, su chef, ha creado un pincho que se llama Viva San Vicente en el que la cocinera da cabida al bacalao.

Pero, además de estos ochos pinchos participantes en el concurso, otros cuatro restaurantes más completan la propuesta gastronómica de la ciudad con menús medievales confeccionados para la ocasión: Catedral Place, Restaurante Kentia, Mesón Los Soportales y Cafetería Lantigua.

Resumen
Semana del pincho medieval en Sigüenza
Título
Semana del pincho medieval en Sigüenza
Descripción
La ciudad de Sigüenza (Guadalajara) acogerá los dos próximos fines de semana, el que ya es clásico de la primavera gastronómica local, su Concurso de Pinchos y Tapas Medievales.
Autor