El Consejo Regulador organiza en Jerez un seminario de un día de duración, en el que se incluirán sesiones de formación teóricas de introducción a la vitivinicultura del Marco y práctica de cata de nivel medio, así como los conceptos básicos para un mejor servicio del vino de Jerez.

El objetivo de este seminario es homologar a profesionales y aficionados que conocen la técnica y utilizan la venencia como elemento de trabajo en bodega o en eventos. A través del programa formativo propuesto y las pruebas de aptitud se promueve el conocimiento de la cultura de los vinos de Jerez y se certifica el buen manejo del arte de venenciar.

Los candidatos a la obtención de este certificado de venenciador homologado deben ser:

  • Personal de bodega o cualquier otro profesional con manejo de la venencia.
  • Aficionados que quieran homologar sus conocimientos.

Al término del seminario se realizarán unas pruebas de aptitud teóricas, de cata y de práctica de venencia, y quienes aprueben las distintas partes del examen, en el que habrá pruebas teóricas y prácticas, recibirán la titulación de Venenciador Homologado del Vino de Jerez.

El curso tiene un coste de 30 euros por persona, que incluye materiales didácticos y diploma. Las solicitudes para la participación en el seminario deberán hacerse llegar al Aula de Formación del Consejo Regulador (vinjerez@sherry.org).

El oficio de venenciador

El oficio de Venenciador es uno de los más antiguos, tradicionales y genuinos del Marco de Jerez. Desde que el vino empezó a ser objeto de transacciones, lo que equivale a decir desde que el vino empezó a ser elaborado y apreciado, siempre ha sido necesario establecer su calidad y precio mediante la toma de una muestra y su cata.

A partir del comienzo de la utilización de las botas de madera para el almacenamiento, envejecimiento y transporte de los vinos, la obtención de esas muestras empezó a verse rodeada de unos condicionantes que requerían una maestría especial. La bota jerezana dispone de un orificio en el centro de una de las duelas, que es la que se sitúa en la parte superior una vez que la barrica queda colocada en la “andana” o hilera de botas, dentro de una bodega. Por ahí —por el llamado “bojo” de la bota— es por donde se extrae la muestra para catar el contenido de una bota.

Además de en las operaciones de compraventa de vinos la extracción de muestras es una práctica muy frecuente en el propio proceso de elaboración de los vinos. Desde la primera clasificación de los mostos hasta el largo proceso de envejecimiento en las criaderas, el bodeguero necesita obtener y catar muestras del contenido de las botas de forma casi constante. Desde hace siglos, en las bodegas de Jerez, de Sanlúcar o El Puerto, los venenciadores ayudan a capataces y catadores a obtener esas muestras. Introduciendo sus venencias a través del bojo de las botas, extraen el vino del interior de la vasija y lo depositan hábilmente en los catavinos, para que los catadores puedan apreciar todos sus aromas y matices.

Resumen
Título
Seminario de Venenciador homologado del vino de Jerez
Descripción
El Consejo Regulador organiza en Jerez un seminario de un día de duración en el que se promueve el conocimiento de la cultura de los vinos de Jerez y se certifica el buen manejo del arte de venenciar.
Autor