La historia de esta conocida marca comienza a finales del siglo XIX, y después de ciento cincuenta años de existencia, está llena de anécdotas llegadas desde muy distintas partes del mundo. Para empezar, su propio nombre, cuyo origen está en regalo de negocios, un simpático monito proveniente de América, que acabó bautizando al producto: Anís del Mono.

Y en segundo lugar el mono, cuyos rasgos humanoides están basados nada menos que en Charles Darwin, sin duda un guiño al debate de aquella época sobre su teoría de la evolución. Además de ls icónica botella con sus rombos en relieve, consecuencia de una romántica historia que inspiró su diseño cuando su creador, Vicente Bosch, buscaba un regalo especial para su mujer y fue en la plaza Vendôme de París donde encontró el perfume perfecto y, con él, la inspiración para su botella de corte adiamantado que se ha convertido en todo un icono.

Pero no solo visualmente, sino que, además, probablemente se trata de la botella más sonada de la historia. Y es que su cristal adiamantado hacía un ruido tan curioso que con él nació una de las tradiciones navideñas españolas más conocidas: rascar la botella de anís acompañando villancicos y canciones varias, de modo que durante siglo y medio, familias enteras la han utilizado como instrumento musical.

La etiqueta también encierra algunas curiosidades: en el momento de su lanzamiento, Vicente Bosch pidió a una imprenta francesa que realizase la etiqueta y cometieron un error tipográfico —la palabra ‘Destillación’ figura con dos eles, como en francés— que se ha mantenido hasta el día de hoy.

Y en cuanto a su utilización en la cocina, desde hace años se viene utilizando para hacer rosquillas, pero hay un mundo de posibilidades más, ya que esta bebida es perfecta como ingrediente en muchas otras elaboraciones, como, por ejemplo, este Tocino de cielo al Anís del Mono con un toque refrescante de menta, una receta ofrecida por Anís del Mono.

Tocino de cielo al anís con un toque de menta

INGREDIENTES

Para el tocino de cielo

  • 10 yemas
  • 4 huevos
  • 400 ml de Anís del Mono
  • 1 cucharadita de pasta de menta

Para el almíbar

  • 7 cucharadas de agua
  • 250 g de azúcar

Para el caramelo

  • 200 g de azúcar

ELABORACIÓN

Para el tocino de cielo colocamos en un bol las 10 yemas con los 4 huevos y batimos. Vertemos el anís y la pasta de menta, removemos y reservamos.

Ponemos un cazo al fuego, echamos el agua y el azúcar y hacemos un almíbar a punto de hebra fina. Dejamos que se enfríe y cuando esté lo incorporamos al bol con los huevos en forma de hilo y batiendo con una varilla.

Ponemos una sartén en el fuego, vamos añadiendo azúcar poco a poco hasta que se haga el caramelo.

Precalentamos el horno unos 10 minutos a 200 ºC.

Colocamos en un molde el caramelo, seguidamente echamos la mezcla del tocino de cielo y finalmente el almíbar. Bajamos la temperatura del horno a 180 ºC, e introducimos al baño maría el tocino de cielo durante unos 20 a 25 minutos.

Tocino de cielo al anís con un toque de menta
81%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Tocino de cielo al anís con un toque de menta
Publicado el...