Ante la alternativa de que no se les recoja la leche cuando acabe la vigencia de los actuales contratos, muchos ganaderos están manifestando sentirse amenazados para aceptar nuevos contratos con precios más bajos en un sector en el que el 2 % de las empresas acaparan el 46 % de la producción de leche líquida.

Así lo han denunciado desde Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, que critica esta situación y pone en evidencia que los abusos se siguen produciendo en este sector, sobre todo por la falta de competencia y la posición dominante de la industria, resaltando que el sector lácteo es uno de los más señalados por las prácticas comerciales desleales contra el libre mercado y los incumplimientos de la ley de la cadena, acumulando el mayor número de denuncias y de infracciones con sanción por parte de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), con un 84 % de ellas contra la industria, la mayor parte por ausencia de contratos.

En este sentido, la organización recuerda Unión que algunas industrias han sido multadas por las autoridades con 80,6 millones de euros por realizar prácticas anticompetitivas durante el periodo 2000-2013, con las que se beneficiaron ilícitamente en casi 700 millones de euros en perjuicio de los ganaderos: “Un gran negocio para las industrias máxime cuando aún no han pagado ni un duro”, comenta Adoración Martín, responsable del sector lácteo de Unión de Uniones.

Denuncias sobre el precio de la leche

Por ello, la organización se hace eco ahora de las quejas que le llegan de ganaderos, que según denuncian, “se sienten coaccionados a cambiar sus vigentes contratos por otros nuevos con recorte del precio, so pena de que, al finalizar los actuales, deje de recogérseles la leche”, lamentando que “ni el Acuerdo Lácteo, ni el Paquete Lácteo, ni la actual modificación de la Ley de la Cadena alimentaria han sido suficientes para fomentar un reparto equitativo entre todos los operadores de la cadena alimentaria y evitar que los productores vendan por debajo de costes de producción”.

En este sentido recuerdan que, con la última modificación de la Ley de febrero pasado, si el ganadero firma el contrato asume que el precio es superior a sus costes de producción; y si no se está de acuerdo y se niega a firmarlo, se arriesga a que no recojan su producción.

La pandemia como excusa

Las presiones para recortar el precio de los contratos no tienen justificación para Unión de Uniones, ya que, si bien se ha podido reducir la demanda por el cierre temporal del canal Horeca, éste solo representa una parte pequeña del consumo total —el 8 % en leche y el 4 % en quesos—, según los datos manejados por MERCASA.

Además, aseguran que el consumo en el hogar se ha incrementado —+19,9 % en leche y +14,2 % para en quesos en el mes de marzo—, compensando la bajada de fuera del hogar.

Resumen
Vuelven las denuncias de los ganaderos sobre el precio de la leche
Título
Vuelven las denuncias de los ganaderos sobre el precio de la leche
Descripción
Ante la alternativa de que no se les recoja la leche cuando acabe la vigencia de los actuales contratos, muchos ganaderos están manifestando sentirse amenazados para aceptar nuevos contratos con precios más bajos.
Autor