Como cada año por estas fechas, llega el Skrei, un bacalao salvaje y de temporada —se pesca entre los meses de enero y abril—, tras su viaje desde las frías aguas del Mar de Barents hasta las costas Noruegas, donde vuelve a desovar al mismo lugar donde nació, un pescado de musculatura fuerte y textura firme y jugosa, que se abre en lascas cuando se cocina.

Skrei significa nómada en noruego y hace referencia a los mil kilómetros a contracorriente que este bacalao nada cada año para retornar a las costas del norte de Noruega, un viaje que fortalece su musculatura y, junto a una dieta de mariscos y arenques, hace que su carne sea más firme y jugosa, tenga menos grasa y una textura imposible de encontrar en otros bacalaos.

Y es que, con el objetivo de desovar en el mismo lugar donde nacieron, desde enero hasta abril las poblaciones de bacalao atlántico viajan desde el Mar de Barents hasta las costas del norte de Noruega, donde la corriente del Golfo —un río marino de agua cálida que bordea la costa— calienta el agua a temperaturas más soportables. Sin embargo, al tratarse de pesca salvaje, hay muchos factores que hacen que no se sepa la fecha exacta en que las redes de los barcos de pesca se llenarán de este nómada del mar, que nada miles de kilómetros, lo que le confiere esa característica textura firme y jugosa.

La pesca del Skrei, una celebración

Hasta que no se detectan los primeros bancos en las costas noruegas no se puede salir a pescar, y nadie sabe cuándo aparecerá el Skrei en las costas noruegas, por eso allí es un motivo de celebración. Además, las condiciones meteorológicas son un condicionante fundamental para la pesca en todos los lugares del mundo, pero especialmente en los de climas extremos como es el de las zonas de Noruega, más allá círculo polar Ártico, donde se pesca. Allí las temperaturas en esta época del año alcanzan varios grados bajo cero y los temporales impiden muchos días que los barcos puedan salir a pescar, teniendo en cuenta, además, que la pesca del Skrei la realizan pequeños barcos de pescadores locales. Tanto los barcos como las redes no pueden superar un tamaño determinado y están controlados por un estricto sistema de cuotas para la temporada. Estas medidas, entre otras, garantizan la sostenibilidad de la pesca y hacen del Skrei una de las pescas más sostenibles, reconocida por la WWF y certificada por el Marine Stewardship Council (MSC).

Una vez llega a puerto, el Skrei es procesado. En Noruega el hígado y las lenguas son muy apreciadas, pero a España llega entero, fresco y sin cabeza en tan solo tres o cuatro días desde su pesca, y siguiendo un riguroso control de calidad y seguridad.

Resumen
Ya es temporada de Skrei, el bacalao salvaje noruego
Título
Ya es temporada de Skrei, el bacalao salvaje noruego
Descripción
Como cada año por estas fechas, llega el Skrei, un bacalao salvaje y de temporada —se pesca entre los meses de enero y abril—, tras su viaje desde las frías aguas del Mar de Barents hasta las costas Noruegas, donde vuelve a desovar al mismo lugar donde nació.
Autor