Con motivo de su participación en la próxima edición del Salón de Gourmets, que se celebrará del 5 al 8 de marzo próximo en Madrid, una compañía francesa, Britexa, ha anunciado el lanzamiento al mercado de una nueva especie de marisco de concha: las llamadas ‘Pepitas del Océano’.     Según indica el comunicado emitido […]

Con motivo de su participación en la próxima edición del Salón de Gourmets, que se celebrará del 5 al 8 de marzo próximo en Madrid, una compañía francesa, Britexa, ha anunciado el lanzamiento al mercado de una nueva especie de marisco de concha: las llamadas ‘Pepitas del Océano’.

 

 

Según indica el comunicado emitido por la empresa productora, la Pepita del Océano -cuyo nombre científico sería ‘Crepidula fornicata’-, no es un producto de cría, sino de cosecha, ya que a diferencia de otras especies marinas se trata de un recurso abundante en su estado natural.

Capturadas exclusivamente en la Bahía francesa del Monte Saint-Michel, y preparadas en el puerto de Cancale (Bretaña), las Pepitas del Océano tienen un sabor nuevo, bastante significativo, entre picante y dulce, un aroma perfumado, de consistencia tierna y suave, que hacen recordar a los chipirones y los berberechos.

Además, no necesitan de un pre-tratamiento térmico (pre-cocción o blanqueo), utilizándose directamente sin descongelar para la elaboración de recetas, preservando así todas sus cualidades organolépticas y nutricionales. Crudas, cocidas, fritas, en concha, en ragú, en sopa o para el sushi, como ingrediente o para dar sabor, maridan muy bien con cualquier receta.

Según informa Britexa, se trata de un producto muy apreciado por famosos chefs franceses, tales como Sylvian Guillemot, Eric Guérin, Olivier Bellin o Philippe Le Lay, todos ellos poseedores de estrellas Michelín.

Sabor a “Umami”

Siempre según las apreciaciones de sus productores, la Pepita del Océano tendría un sabor a “Unami”, uno de los cinco gustos básicos junto con el ácido, amargo, dulce y salado, que está presente en alimentos ricos en Glutamato monosódico.

Su denominación se debe al Profesor Kikunae Ikeda de la Tokyo Imperial University, quien a principios de siglo pensó en un nuevo sabor común a los espárragos, tomates, queso, carne, pero que no era ninguno de los conocidos.

{jathumbnail off}