Las ocasiones de compra de cerveza cayeron un 30 % a lo largo de 2020. Aunque se registró un aumento del 18 % de actos de compra para su consumo dentro del hogar, se produjo una caída del 40 % fuera de casa —que habitualmente es el consumo principal— llegando a alcanzar las ventas en hostelería un descenso del 42% en el último año.

La cifras, correspondientes al balance que hizo ayer jueves la Asamblea General de Cerveceros de España —asociación que representa a la práctica totalidad de la producción de cerveza en nuestro país— reflejan la preocupación del sector por la difícil situación a la que se enfrenta, con el foco puesto en las medidas para la recuperación.

Y es que en el mercado español la cerveza se consume mayoritariamente en hostelería: el 65 % del consumo se da fuera del hogar, de modo que el cierre total y las fuertes limitaciones que se han dado a lo largo de los últimos meses, han hecho que, según la Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedishoreca), las ventas en hostelería hayan descendido un 42 % en el último año, lo que convierte al sector cervecero —que generaba casi 400.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y suponía hasta el 40 % de la facturación de los bares de pequeño tamaño— en uno de los más golpeados por la pandemia. Una situación que es especialmente complicada para las cerveceras de menor tamaño, en las que la dependencia del canal hostelero como vía de comercialización es mucho mayor.

El consumo de cerveza, transversal y popular

La cerveza es un producto transversal y popular, que consume el 81 % de los españoles. No hay prácticamente distinciones de género —se consume en el 53 % de los casos por hombres y en el 47 % por mujeres— ni de clases —los ‘cerveceros’ presentan el mismo perfil socioeconómico que la población del país— y tampoco geográficas, puesto que la penetración de consumo es similar en todas las comunidades autónomas.

Además, en España la bebida se disfruta mayoritariamente junto a algo de comer, como el célebre binomio tapa-cerveza o durante comidas, y en compañía de amigos, familia, pareja o compañeros de trabajo. De hecho, aunque el consumo per cápita es de los más bajos de Europa —52 litros en 2019—, siete de cada diez consumiciones de cerveza se realizan con otro alimento y los datos de consumo de cerveza fuera del hogar muestran lo característico que es acompañar la cerveza de alimentos: más del 30 % se produce durante las comidas o cenas, un 30 % en el aperitivo y un 32 % por la tarde o antes de cenar, dos momentos en que suelen estar presentes las tapas o pinchos.

Otro rasgo característico nacional es el éxito de la sin alcohol: España no solo es el primer país productor y consumidor de la Unión Europea, sino también el que tiene el porcentaje más alto de nuestro entorno de consumo de cerveza sin en relación con el total de cerveza, con un 13 % per cápita, lo que significa que los consumidores de cerveza lo son también de cerveza sin alcohol —el 48 % opta por esta variedad en algún momento—, que la eligen como una alternativa más a los otros tipos.

Resumen
En 2020 el consumo de cerveza fuera de casa se redujo casi a la mitad
Título
En 2020 el consumo de cerveza fuera de casa se redujo casi a la mitad
Descripción
Las compras de cerveza cayeron un 30 % a lo largo de 2020. Aunque se registró un aumento del 18 % en la compra para su consumo dentro del hogar, se produjo una caída del 40 % fuera de casa llegando a alcanzar las ventas en hostelería un descenso del 42%.
Autor