El Museo Etnológico de Ribadavia (Orense) acoge la exposición 50 años de historia de la Feira do Viño do Ribeiro, un recorrido por las diferentes ediciones de esta tradicional cita, desde la primera celebración en el año 1964, hasta la número 50 que tendrá lugar del 3 al 5 de mayo próximo.   A partir […]

El Museo Etnológico de Ribadavia (Orense) acoge la exposición 50 años de historia de la Feira do Viño do Ribeiro, un recorrido por las diferentes ediciones de esta tradicional cita, desde la primera celebración en el año 1964, hasta la número 50 que tendrá lugar del 3 al 5 de mayo próximo.

  A partir de los fondos disponibles en el propio Museo, la muestra se encuentra estructurada en once paneles, uno dedicado específicamente a la primera celebración de la Feira do Viño y los diez restantes agrupando las diferentes ediciones, en períodos de cinco años. Cada panel incluye imágenes, documentos, programas y artículos de prensa, además de textos explicativos del quinquenio correspondiente.

La exposición estará abierta al público desde el inicio de la actual edición de la Feira do Viño (3 de mayo) y durante todo el verano, en el patio del Museo Etnolóxico de Ribadavia. 

“La marcada tradición vitícola del Ribeiro se verá reflejada en esta exposición, ya que a través de ella conoceremos el origen de esta fiesta y su relevancia como evento social y económico que traspasa los límites comarcales para convertirse en una de las ferias sectoriales más importantes del Estado” ha declarado el Alcalde de Ribadavia, Marcos Blanco Jorge.

Un poco de historia

La Denominación de Origen Ribeiro está situada en la Galicia meridional, en el borde noroccidental de la provincia de Ourense, en las confluencias de los valles formados por los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño. 

Desde muy antiguo, el cultivo del viñedo es la principal fuente de riqueza de esta comarca. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de las peculiares y únicas variedades autóctonas del Ribeiro, el primer testimonio sobre la elaboración de estos vinos viene de la mano Estrabón, en el siglo II a.C. Ya los romanos, al paso de sus legiones por estas tierras, pusieron en la mesa de los emperadores los vinos del Ribeiro. 

Posteriormente, los monjes del Císter se asentaron en San Clodio, en el municipio de Leiro y construyeron un monasterio en el que vivieron hasta no hace muchos años y que ahora está convertido en hotel monumento. Ellos fueron los que observando el enorme potencial del Ribeiro se ocuparon con gran cariño y esmero del cuidado y estudio de las variedades autóctonas que hoy en día nos dan prestigio en todo el mundo. 

Además del efecto impulsor del monasterio de San Clodio, también destaca la labor de los monjes del monasterio de Oseira, quienes se desplazaron a las zonas del Ribeiro bañadas por el río Miño, asentando allí numerosas granjas y prioratos que se dedicaban al cultivo de la vid. Aún existen documentos de los siglos XII y XIII en los que estos monjes firmaron contratos con distintos propietarios de terrenos en el Ribeiro para la plantación de viñedo.

{jathumbnail off}