Al parecer hay personas que cuentan con una serie de habilidades para adivinar el futuro -en concreto el económico-  a través de los vinos, con un ritual que tras analizar los restos que han quedado después de haber bebido, saca conclusiones en este sentido. Dicen los “expertos” que para proceder a la adivinación debe servirse […]

Al parecer hay personas que cuentan con una serie de habilidades para adivinar el futuro -en concreto el económico-  a través de los vinos, con un ritual que tras analizar los restos que han quedado después de haber bebido, saca conclusiones en este sentido.

Dicen los “expertos” que para proceder a la adivinación debe servirse el vino en una copa y esta, a su vez, ser colocada sobre un plato. Se deja reposar un poco, unos diez segundos aproximadamente y a continuación el consultante debe formular claramente la pregunta a la que desea tener respuesta, que debe ser una sola, por lo visto para no liar al vino.

Mientras bebe despacio tiene que concentrarse en la pregunta y una vez finalizada la ingesta colocar la copa sobre el plato, boca abajo. A continuación debe girarla de derecha a izquierda, siete veces, y por último darle la vuelta sobre el plato, para después proceder a interpretar la figura que se haya formado.

Las manchas hablan

Si aparecen líneas curvas, mala cosa, porque significa que el panorama se presenta inestable y con bastantes riesgos para su economía, una etapa difícil para tomar decisiones.

Si lo que aparece son semicircunferencias, hay que andarse con cuidado, porque significa que puede tener complicaciones o problemas para hacer un trabajo o cobrar algún otro ya realizado y que cabe la posibilidad de tener conflictos con personas de confianza con las que está trabajando muy de cerca.

Si las líneas son diagonales, indican que se encuentra en un momento tranquilo, con el camino libre y sin obstáculos para llevar a cabo sus planes.

Cuando las líneas son onduladas, significan que el consultante debería emprender nuevos caminos y oportunidades de crecimiento económico, para cumplir con las metas que puedan  presentarse.

Y si finalmente lo que aparece no son realmente líneas, sino más bien puntos… enhorabuena, porque están aventurando la entrada de nuevos recursos económicos para poder afrontar con holgura sus planes futuros.