Contrariamente a la creencia popular, el agua potable purificada de los grifos de casa contiene de millones a cientos de millones de bacterias muy diferentes por litro. Pero los científicos han descubierto una eficaz manera de manipular esas poblaciones de microbios –en su mayoría beneficiosos– para favorecer potencialmente a los consumidores. Su estudio aparece en […]

Contrariamente a la creencia popular, el agua potable purificada de los grifos de casa contiene de millones a cientos de millones de bacterias muy diferentes por litro. Pero los científicos han descubierto una eficaz manera de manipular esas poblaciones de microbios –en su mayoría beneficiosos– para favorecer potencialmente a los consumidores. Su estudio aparece en la revista especializada Environmental Science & Technology.

Según informa la American Chemical Society (Sociedad Americana de Química), la mayor sociedad científica del mundo y editora de la citada publicación, los investigadores Lutgarde Raskin y sus colegas Ameet Pinto y Chuanwu Xi, explican en su artículo cómo las plantas municipales de tratamiento de aguas suelen intentar minimizar el crecimiento de microbios en los enormes filtros que eliminan pequeñas partículas y sustancias, que pueden servir como nutrientes para el crecimiento bacteriano. En estas instalaciones también se agrega cloro u otros desinfectantes para eliminar las bacterias y e impedir que sigan prosperando en las tuberías de distribución del agua.

Sin embargo, con la actual tecnología no es posible eliminar totalmente las bacterias, lo que hace que sea aún más importante determinar cómo afectan el filtro y otras medidas de tratamiento de agua a los tipos y cantidades de bacterias que permanecen en las aguas. Para ello, los investigadores decidieron llevar a cabo un estudio en una planta de tratamiento de agua en la ciudad estadounidense de Ann Arbor, en el estado de Míchigan.

bacterias-agua3Cómo seleccionar las bacterias beneficiosas

Su investigación, realizada con el apoyo de la National Science Foundation y de la Universidad de Michigan, proporciona interesantes sugerencias sobre cómo seleccionar el tipo de bacterias que se mantendrán en el agua potable.

El equipo de científicos encontró que ciertos tipos de bacterias se fijan a los filtros, donde forman biopelículas desde las cuales pequeños grupos pueden romper y transformar en potable el suministro de agua. El pH del agua fue un factor importante para determinar qué bacterias convierten el agua en potable.

bacterias-agua2La clave está en el pH y la limpieza de filtros

Medidas tan simples como por ejemplo modificar el pH del agua o cambiar el modo de limpiar los filtros, podrían ayudar a los trabajadores de una planta de tratamiento de agua a inclinar la balanza hacia las bacterias que son beneficiosas para los seres humanos a base de no permitir que las bacterias dañinas puedan competir con las beneficiosas.

{jathumbnail off}