La ministra Rosa Aguilar, defendió ayer martes en el Senado que el Proyecto de Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria aprobado el pasado 1 de julio en Consejo de Ministros,  “beneficia a todos los agentes de la cadena alimentaria y al conjunto de los consumidores a través del fomento de […]

La ministra Rosa Aguilar, defendió ayer martes en el Senado que el Proyecto de Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria aprobado el pasado 1 de julio en Consejo de Ministros,  “beneficia a todos los agentes de la cadena alimentaria y al conjunto de los consumidores a través del fomento de una oferta variada de alimentos seguros y de calidad a precios equilibrados y sostenibles”.

Rosa Aguilar señaló igualmente que el Proyecto de Ley, que llega a las Cortes con la intención de ser aprobado por trámite de urgencia, tiene como objetivos el “aumento de la confianza de todos los eslabones de la cadena alimentaria”, ofreciendo un marco legislativo más transparente.

Del mismo modo, la ministra destacó la necesidad de “mejorar la vertebración” y el funcionamiento de la cadena alimentaria “para aumentar la eficacia y la competencia leal en todos los eslabones del sector agroalimentario y conseguir un mayor equilibrio en las relaciones comerciales entre los distintos operadores”.

Código de Buenas Prácticas comerciales

En esta línea, la ministra ha explicó que el Proyecto de Ley se ha dotado de instrumentos como la regulación de un Código de Buenas Prácticas comerciales, de adscripción voluntaria con un órgano de control independiente de la Administración, que establecerá los principios sobre los que se fundamenten las relaciones comerciales e identificará las buenas prácticas comerciales que deben cumplir las empresas y operadores que lo firmen.

El Proyecto de Ley también modifica la actual Ley de organizaciones interprofesionales, con el fin de fortalecer el papel de las mismas, de forma que adquieran más peso en la toma de decisiones que afectan al funcionamiento de la cadena alimentaria y contribuir así a su equilibrio. La nueva norma actualiza además la Ley reguladora de contratos-tipo, así como el régimen de contratación, incluyéndose como novedad la posibilidad de que existan contratos escritos obligatorios en determinados sectores, como ya ocurre en el sector lácteo.

“Se trata, -indicaba Rosa Aguilar- de un Proyecto de Ley trabajado y dialogado de manera permanente con todos los que configuran la propia cadena alimentaria y que cuenta con el respaldo expreso de las organizaciones agrarias, de las cooperativas, y del sector de la industria”.

 

Artículos relacionados:

Nueva ley para mejorar la cadena alimentaria

Jornadas sobre las tendencias de la cadena alimentaria