Según indican los resultados de una investigación realizada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, un 26% de los niños españoles tiene exceso de peso y entre ellos un 19% sufre ya de obesidad, un problema que afecta más a los niños que a las niñas. El […]

Según indican los resultados de una investigación realizada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, un 26% de los niños españoles tiene exceso de peso y entre ellos un 19% sufre ya de obesidad, un problema que afecta más a los niños que a las niñas.

El estudio, que ha sido hecho público por la ministra de Sanidad, Leire Pajín, ha utilizado una muestra de cerca de 8.000 niños de toda España con una edad comprendida entre los 6 y los 9 años. Según subrayaba la ministra, se trata de “un importante problema de salud pública que sigue en aumento en todo el mundo así como en nuestro país».

Los más afectados, puntualizaba Leire Pajín son los niños pertenecientes a las clases sociales menos favorecidas y los que viven en entornos de familias con escaso nivel educativo: «Los más vulnerables son los más susceptibles de sufrir sobrepeso, lo que nos obliga a dirigir nuestros esfuerzos a los niños y niñas que viven estas realidades».

Por primera vez, según los criterios de la OMS

De acuerdo con el seguimiento permanente en el tiempo que sobre este tema realiza periódicamente Sanidad, estos porcentajes se sitúan en el nivel más alto hasta la fecha. La ministra ha puntualizado que por primera vez, la medición se ha realizado en función de criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que por tanto, los resultados anteriores estaban subestimando la realidad.

En cuanto a la distribución de este problema entre niños y niñas, el exceso de peso afecta más a los varones, alcanzando a un 22% frente a un 16% en el caso de las niñas. Entre los motivos más destacados estaría la utilización del tiempo, especialmente el dedicado al ocio audiovisual, con una creciente tendencia a “juegos en parado” como el ordenador, videojuegos, DVD, etc.