Una delegación española participó ayer en Polonia en la conferencia internacional sobre Uso energético de la biomasa de la agricultura, como un elemento importante de la PAC (política agraria común europea) organizada en el marco de la Presidencia polaca de la UE. Respecto a la utilización de la biomasa de agricultura para usos energéticos, existen […]

Una delegación española participó ayer en Polonia en la conferencia internacional sobre Uso energético de la biomasa de la agricultura, como un elemento importante de la PAC (política agraria común europea) organizada en el marco de la Presidencia polaca de la UE.

Respecto a la utilización de la biomasa de agricultura para usos energéticos, existen discrepancias entre los propios productores.

Por una parte, desde el punto de vista de los agricultores, la posibilidad de dedicar parte de sus terrenos a prácticas distintas de las tradicionales, supone una aportación a sus ingresos a través de un mercado más amplio y se incentiva el desarrollo rural al poner en valor tierras yermas o nuevas áreas agrícolas en las que se pueden implantar cultivos energéticos. A su vez, se le da un valor a los residuos para que sean aprovechados y reutilizados, como los rastrojos y los restos de trabajos agrarios.

Dificultades de logística

Pero por otra parte, se encuentran con importantes dificultades en cuanto a la logística, sobre todo a la hora de llevar a cabo la recolección de los restos de poda, ya que no resulta fácil transportar estos elementos directamente en un camión, sino que previamente deben  picarlos y densificarlos, utilizando una serie de máquinas para abaratar los costes del transporte.

Creciente aumento de precios para el consumo humano

A esto hay que añadir que actualmente a pocos agricultores les salen las cuentas sobre la rentabilidad del cereal energético ni la biomasa es rentable”, debido a las recientes subidas de los precios del cereal para consumo humano.

Deliveraciones en la conferencia de Polonia

Con este planteamiento previo, en la conferencia de Polonia, entre otros temas se debatió sobre las fuentes de energía renovables en las zonas rurales, particularmente la biomasa de origen agrícola, analizando así el estado actual y las perspectivas en el contexto de la PAC. También se trató sobre los sistemas modernos de energía a partir de biomasa agrícola, y por otro lado se analizaron los factores que determinan el desarrollo de fuentes de energía basada en biomasa renovables en Polonia y algunas regiones de la UE, entre otros.

España planteó la necesidad de mantener un equilibrio adecuado en la utilización de estos recursos, con una obtención renovable y sostenible, de forma que el consumo este equilibrado con la regeneración de esta fuente de energía.  

También se habló de la necesidad de que la biomasa desempeñe un papel mucho más importante que el que actualmente tiene, incluso llegar a ser una de las fuentes principales, dentro de las renovables, para poder lograr el objetivo que la UE se ha propuesto en relación con las energías renovables, que en el año 2020 el 20% de la energía provenga de energías renovables.