La localidad guipuzcoana de Ordizia acoge mañana miércoles una nueva edición del Campeonato de Txistorra de Euskadi, una iniciativa organizada por el Gremio de Carniceros y Charcuteros de Gipuzkoa en la que el pasado año participaron 46 chacineros y en esta ocasión se espera una respuesta similar. En el campeonato de Ordizia pueden participar todos […]

La localidad guipuzcoana de Ordizia acoge mañana miércoles una nueva edición del Campeonato de Txistorra de Euskadi, una iniciativa organizada por el Gremio de Carniceros y Charcuteros de Gipuzkoa en la que el pasado año participaron 46 chacineros y en esta ocasión se espera una respuesta similar.

En el campeonato de Ordizia pueden participar todos aquellos profesionales que elaboren ellos mismos el producto. Un jurado de expertos valorara diversas características de la txistorra, como el calibre del producto, el gusto, el picado, el equilibro en el porcentaje de magro y grasa y el punto de curación. En el proceso de cata se tiene también en cuenta la presencia del producto en fresco (uniformidad en el llenado, el atado artesanal, la naturaleza de la tripa, grosor, etc) y, finalmente, y tras pasar por la sartén, se valora la textura del embutido, sabor, aroma y gusto final.

El jurado, en esta ocasión, estará compuesto por los cocineros y periodistas: Isaac Salaberria (Fagollaga Jatetxea, Hernani), Ahizpea Oihaneder (Xarma Jatetxea, Donostia); Joxean Eizmendi (Ilarra Jatetxea, Donostia); Ruben Trincado (Mirador de Ulía Jatetxea, Donostia), Sonia Tapia (Sola 4, Tolosa), Jose Manuel Garmendia (Kattalin Erretegia, Beasain), Imanol Gaztañaga (Zubibi Jatetxea, Ordizia), Kontxi eta Benita Mujika, Ordiziako Oiangu Taberna ahizpak eta Juan Perez (Castillo Hoteleko sukaldaria)

Acerca de la tradicional txistorra

La txistorra es un producto asociado a la matanza del cerdo, muy arraigado dentro del País Vasco en general pero especialmente en Gipuzkoa, que tiene en la festividad de Santo Tomás, el 21 de diciembre, su jornada de referencia con la tradicional matanza, en la que el reparto del trabajo dejaba al hombre la labor de matar y trocear el cerdo, mientras la mujer realizaba toda una serie de trabajos como elaborar morcillas, chorizos, longanizas…con el desmenuzado de las partes magras y añadiéndoles pimienta, sal y otros componentes al gusto.

En concreto, la txistorra se elabora a partir de carne y tocino de cerdo, sal, ajo y pimentón, que quedan embutidos en intestino de oveja o cordero, dejando que una vez elaborada se oree.

{jathumbnail off}