Natural y sostenible. Así es la carne de lechal, cordero y cabrito, procedente de unas ganaderías que contribuyen en gran medida a mantener vivo y activo el medio rural. Una carne de toda la vida que, que, sin tener que recurrir a técnicas complicadas, permite su preparación de un modo muy fácil, al alcance de todos.

Y es que su sostenibilidad se fundamenta en los beneficios ambientales, sociales y económicos que los rebaños, el pastoreo y la trashumancia ejercen sobre territorios y paisajes, beneficios que también llegan al consumidor a través de esta sabrosa carne, natural y sostenible.

Un producto que además, en los últimos años, de la mano de la Organización Interprofesional Agroalimentaria del Ovino y Caprino (INTEROVIC), ha contado con la ayuda de programas europeos, como la campaña ‘Disfruta la carne de cordero sostenible y natural’, un programa multipaís cofinanciado por la Unión Europea y el propio sector con casi siete millones de euros para acciones de comunicación y marketing en España y Hungría dirigidas a promocionar el consumo de carne de lechal, cordero y cabrito.

Estas iniciativas también han servido para modernizar la imagen de producto, convirtiéndose paulatinamente en una buena alternativa para el menú diario y frenando, de este modo, el descenso de consumo que arrastraba en los últimos años.

A ello también ha contribuido, y mucho, la propuesta por parte del sector de nuevos cortes —medallones, tournedó, filete de pierna, churrasco, churrasquitos, filete de carillón, collares, pincho moruno, brocheta, hamburguesa…—, todos ellos más pequeños, versátiles y sencillos de preparar, que ya están disponibles en grandes superficies, supermercados y carnicerías de toda España y que, sin tener que recurrir a técnicas complicadas, permiten su preparación de un modo muy fácil, dando lugar a propuestas como este Churrasquito de cordero y patatas revolconas, una receta del cocinero Miguel Ángel de la Cruz (Restaurante La Botica de Matapozuelos, Valladolid, 1 estrella Michelin), ofrecida por INTEROVIC.

Churrasquito de cordero y patatas revolconas

INGREDIENTES

  • 400 g de churrasquitos de cordero adobados con ajo, pimentón y orégano
  • 1 litro de aceite de girasol
  • 400 g de patata cocida
  • Sal

ELABORACIÓN

En una cazuela apropiada confitamos los churrasquitos en aceite de girasol durante 3 horas a una temperatura nunca superior a 100 ºC.

Pasado ese tiempo estarán tiernos y jugosos, y el aceite del confitado habrá adquirido el sabor del cordero y su adobo. Escurrimos los churrasquitos y reservamos.

En un mortero vamos emulsionado las patatas con el aceite de confitar los churrasquitos, hasta obtener una crema de patata untuosa (patatas revolconas).

A continuación freímos los churrasquitos en aceite muy caliente, hasta que estén bien crujientes.

En un plato caliente disponemos una porción de patatas revolconas y los churrasquitos bien crujientes encima.

Churrasquito de cordero y patatas revolconas
82%Nota Final
Puntuación de los lectores 2 Votos
95%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Churrasquito de cordero y patatas revolconas
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 2 Review(s)