La materia prima, a partir de habas de cacao, su origen, el proceso de transformación al que ha sido sometido, los ingredientes adicionales que contiene, comprobar si ha sido sometido a algún proceso químico, el color, textura y aspecto exterior, el aroma, el tacto…

La elección de un determinado tipo de chocolate depende, naturalmente de los gustos perosnales de cada consumidor. Pero, sin embargo, para saber si el chocolate que estamos escogiendo es producto Premium, de la más alta calidad, beberíamos tener en cuenta una serie de claves que, según Santiago Peralta —Mejor Chocolatero del Mundo en 2014 por su compañía Pacari—, son las siguientes.

Así es un chocolate premium

Antes de nada, analizar la etiqueta del producto para ver la materia prima, el componente central. Las habas de cacao determinan un buen producto, pero el origen del grano no consiste solo en el haba, sino que implica elementos que van más allá. Su origen y el cuidado aportado a lo largo de su proceso de transformación son las bases para hacer de un chocolate, un producto excepcional. Para conocer literalmente el origen, hay que asegurarse de que el país que aparece nombrado sea el productor y no solo el distribuidor.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta son los ingredientes adicionales, como la cantidad de lácteos o azúcar refinado que contiene. En un buen chocolate debería primar la simlicidad: a mayor porcentaje de cacao, más calidad. Aun así, combinarlo con otros ingredientes para garantizar diversidad de sabores, le dará un toque especial. Observar que el cacao es puro es el paso principal, ya que si ha sido sometido a algún proceso químico puede perder parte de sus flavonoides y sus pertinentes beneficios.

Una vez desenvuelto el producto hay características físicas que revelaran la calidad de la barra: en primer lugar, el color del chocolate, que varía en función de su composición, pero que en un producto premium debe mostrarse con un matiz intenso y brillante, señal de pureza del grano de cacao. Todo ello es así si el producto ha sido templado correctamente con tecnología burbuja, evitando manchas y bordes desgastados.

Previamente a su degustación, hay que tener en cuenta el aroma. Un chocolate de calidad debe desprender una esencia de cacao con tan solo aproximarlo a la nariz. Complementariamente, debe emitir el aroma de los otros ingredientes que lo componen, que varía en función de su producción. Pueden ser notas afrutadas, florales, toques de especies o bien otros como el tostado, cítricos o incluso a lácteo.

Por último, y paso previo a su consumo, hay que fijarse en el tacto. La consistencia del chocolate es una de las características que más fácilmente puede dejar en entredicho la calidad premium del producto. Uno de alta gama tarda un tiempo en derretirse. Además, al partirlo se tiene que escuchar un chasquido sólido, factor que da una idea clara de su firmeza.

Resumen
Claves para saber si el chocolate que estamos comiendo es premium
Título
Claves para saber si el chocolate que estamos comiendo es premium
Descripción
La materia prima, a partir de habas de cacao, su origen, el proceso de transformación al que ha sido sometido, los ingredientes adicionales que contiene, comprobar si ha sido sometido a algún proceso químico, el color, textura y aspecto exterior, el aroma, el tacto…
Autor