Todos nos hemos sentido alguna vez de un ‘humor de perros’, en la mayoría de las ocasiones sin razón aparente que lo justifique. Para muchos, la solución a este estado de ánimo es consumir alimentos inadecuados, generalmente comida basura, lo que no solo no contribuye a mejorar nuestra salud sino, lo que es peor, infuye aún más negativamente en nuestro estado de ánimo.

Pero ¿y si existiera un tipo de comida saludable que también pudiera actuar como un anti-depresivo natural? Hay alimentos que cumplen estos requisitos. El portal listverse.com publica un artículo firmado por Gregory Arden, en el que el autor selecciona diez alimentos que pueden contribuir a mantenernos más sanos y sobre todo, más felices.

  1. Acelgas. Esta hortaliza a menudo poco apreciada, especialmente por los más pequeños, contiene una gran cantidad de magnesio, un nutriente que es parte vital de las reacciones bioquímicas que aumentan los niveles de energía en el cuerpo humano. Un estudio realizado en 2009 por Australian and New Zealand Journal of Psychiatry (Diario de Psiquiatría de Australia y Nueva Zelandia) desveló que los niveles bajos de magnesio se asocian con las cotas más altas de depresión.
  2. Chocolate negro. El chocolate negro posee una serie de beneficios que no figuran en otros tipos de chocolates (con leche u otros ingredientes añadidos). Mejora el flujo de sangre al cerebro y proporciona un impulso inmediato favorable a la concentración y el estado de ánimo, lo que le ayuda a sentirse más enérgico y vibrante. Sin embargo, no conviene abusar: La publicación Journal of Psychopharmacology (Diario de Psicofarmacología) asegura que para obtener estos beneficios únicamente se necesita una pequeña cantidad diaria de este producto.
  3. Coco. A pesar de que el coco se cataloga frecuentemente entre los postres más insalubres, este fruto contiene triglicéridos de cadena media –una fuente única de calorías caracterizada por una oxidación rápida y completa y exenta de depósitos grasos– que mejoran el ánimo y ayudan a la salud general del cerebro. La leche de coco o las virutas de coco sin endulzar resultan también igualmente saludables.
  4.  Espárragos. Los espárragos contienen altos niveles de folato (ácido fólico) y triptófano (aminoácido esencial). Los niveles bajos de folato se han vinculado a la depresión en un gran porcentaje de casos de depresión, según investigaciones recientes. El triptófano es también utilizado por el cerebro para generar serotonina, que es uno de los neurotransmisores del cerebro humano que contribuyen a la estabilización del estado de ánimo general.
  5. Huevos. Los huevos contienen de entre moderadas a altas cantidades de proteínas, zinc, vitamina B, yodo y ácidos grasos Omega-3; que no solo le mantendrán con energía, sino también con la sensación de tener el estómago lleno por más tiempo. Un estudio realizado en 2008 por el International Journal of Obesity (Diario Internacional sobre la obesidad) descubrió que las personas que habían ingerido huevos en el desayuno perdían considerablemente más peso que aquellos que tomaban bollería.
  6. Mejillones. Estos conocidos moluscos contienen de entre moderadas a altas cantidades de vitamina B12, selenio, yodo, proteínas y zinc y son, además, bajos en calorías y grasas. El yodo, el selenio y el zinc apoyan a la glándula tiroides en su función de regular el estado de ánimo y el peso. La vitamina B12 ayuda a fortalecer y aislar las células del cerebro.
  7. Miel. En lo relativo a la salud, la miel es mucho mejor que el azúcar normal. Contiene kaempferol y quercetina, que ayudan a prevenir la depresión y a mantener el cerebro sano. También evita el almacenamiento de grasas causadas por el azúcar ordinario, al tener un menor impacto en los niveles de azúcar en la sangre.
  8. Patatas azules. Las patatas azules no son precisamente un alimento que pueda encontrarse fácilmente en el mercado. Sin embargo, contienen poderosos antioxidantes conocidos como antocianinas, que disponen de cualidades neuro-protectoras, como la reducción de la inflamación del cerebro –que es comúnmente asociada a la depresión– y el incremento de memoria a corto plazo. También ayudan a la glándula tiroides, gracias al yodo que se encuentra en su cáscara.
  9. Tomates. Todas las variedades de tomates contienen una sustancia conocida como licopeno, que les otorga el color rojo característico y que resulta ser un antioxidante que combate la inflamación del cerebro y lo protege. Para obtener mejores resultados, es recomendable consumirlo con aceite de oliva que, entre otras muchas cualidades, contribuye a aumentar la absorción del licopeno.
  10. Yogur griego. El calcio que el yogurt griego contiene en grandes cantidades, más incluso que la propia leche, ayuda al cerebro a liberar neurotransmisores que inducen a la felicidad. El yogurt griego, además, aporta más proteínas que el yogur normal, lo que facilita la pérdida de peso.

 

 

Resumen
Diez alimentos para sentirnos más felices
Título
Diez alimentos para sentirnos más felices
Descripción
Diez alimentos que pueden contribuir a mantenernos más sanos y sobre todo, más felices. Un tipo de comida saludable que también puede actuar como un anti-depresivo natural.
Autor