El Congreso estatal de Ohio, EE.UU., de mayoría republicana, ha aprobado esta semana una ley por la que se amplía la relación de lugares en los que las personas con autorización pueden portar armas, en la que se incluyen los establecimientos donde se sirven bebidas alcohólicas como bares, restaurantes y estadios deportivos. Tras su aprobación […]

El Congreso estatal de Ohio, EE.UU., de mayoría republicana, ha aprobado esta semana una ley por la que se amplía la relación de lugares en los que las personas con autorización pueden portar armas, en la que se incluyen los establecimientos donde se sirven bebidas alcohólicas como bares, restaurantes y estadios deportivos.

Tras su aprobación por el congreso, la ley ha sido enviada para su ratificación al gobernador del estado,  John Kasich, quien seegún informa la cadena estadounidense Fox, está dispuesto a firmarla.

Reacciones en contra

Las reacciones en contra no han tardado en aparecer. Brian Malte, director de la Campaña Brady para la prevención de la violencia con las armas, se ha mostrado en contra de la nueva ley, advirtiendo de los evidentes  riesgos que supone la “peligrosa mezcla” del alcohol y las armas de fuego.

Brian Malte ha señalado también que la ley es mucho más radical que la que se encuentra en vigor en estados norteamericanos, ya que incluye lugares de alto riesgo, como los estadios deportivos.

Panorama estatal

En Estados Unidos, otros ocho estados permiten armas de fuego en bares y restaurantes. Cuatro de ellos –Tennessee, Arizona, Georgia y Virginia- han incorporado la ley  recientemente, tras dos históricos fallos del Tribunal Supremo que dictaminan que los ciudadanos tienen derecho a poseer una pistola cargada para defender su casa.

En otros doce estados la ley prohíbe las armas en bares, pero las autoriza en una parte limitada de los restaurantes, y los 21 estados restantes no disponen de legislación concreta sobre el tema.

{jathumbnail off}