El Seadream I, el quinto barco turístico más lujoso del mundo, atracó ayer por unas horas en el puerto de Santander. Con tan solo 102 privilegiados pasajeros a bordo, el trasatlántico realiza un crucero de siete días que partiendo desde Burdeos, recorre las costas francesas, españolas y portuguesas hasta alcanzar su destino final en Lisboa. […]

El Seadream I, el quinto barco turístico más lujoso del mundo, atracó ayer por unas horas en el puerto de Santander. Con tan solo 102 privilegiados pasajeros a bordo, el trasatlántico realiza un crucero de siete días que partiendo desde Burdeos, recorre las costas francesas, españolas y portuguesas hasta alcanzar su destino final en Lisboa.

Millonarios norteamericanos, ingleses, australianos o suecos que disfrutan de la atención personalizada de un tripulante para cada pasajero, que ocupan unos lujosos camarotes cuyos precios oscilan entre los cerca de 4.000 euros el más ‘sencillo’, hasta los 10,000 de una suite con vistas al mar. En su carta de vinos, la referencia más barata supera los 200 euros.

Aunque ayer sus enmoquetados pasillos y salones se encontraban prácticamente vacíos, mientras sus ocupantes disfrutaban de las escasas siete horas que dedicaron a pasear por Santander, una visita de la que todos los comerciantes de la ciudad esperaban que el gasto por persona superara los 110 euros, el gasto medio por turista en este último semestre según la reciente encuesta de Gasto Turístico (EGATUR) que elabora el Instituto de Estudios Turísticos, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Artículos relacionados:

Los turistas internacionales son más y gastan más