Según la Agencia de Comercialización Agrícola de Estados Unidos, solo siete países en todo el mundo están autorizados a exportar huevos a este país y España acaba de ser autorizada para hacerlo, lo que supone un auténtico hito para el sector nacional.

La exportación de huevos españoles a Estados Unidos ya es posible. La Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos, INPROVO, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente han conseguido la certificación sanitaria que debe acompañar a los huevos en el mercado estadounidense. Los primeros contenedores saldrán de los puertos españoles en los próximos días.

Desde diciembre de 2014 la influenza aviar de alta patogenicidad —gripe aviaria o gripe aviar, enfermedad infecciosa vírica y que afecta a las aves, y también puede infectar a distintas especies de mamíferos— ha obligado a sacrificar en Estados Unidos al 10% de sus gallinas ponedoras (unos 35 millones) según el Departamento de Agricultura (USDA), lo que ha generado una situación de desabastecimiento con precios récord del huevo en el mercado.

Este organismo prevé para 2015 una caída en la oferta del 4% respecto al año pasado (8.100 millones de docenas) y un volumen de importaciones que ascenderá a 41,4 millones de docenas, con precios medios del huevo de hasta 1,80 dólares por docena en el último trimestre del año. Se estima que la producción de huevos tras la influenza aviar recuperará sus niveles normales en un plazo aproximado de un año.

Los fabricantes de ovoproductos norteamericanos necesitan materia prima para cubrir las necesidades de sus clientes y la Unión Europea, segundo productor de huevos mundial, es su principal alternativa por la compatibilidad de requisitos sanitarios y productivos. Las características de la producción española hacen de nuestro país un candidato de primer orden para satisfacer parte de esta demanda, lo que ha ayudado a conseguir la necesaria certificación. España es uno de los principales exportadores de huevos de la Unión Europea, por su alto nivel de autosuficiencia y volumen de producción. Además, el Modelo Europeo impone normas muy exigentes a los huevos y ovoproductos comunitarios, y son apreciados en el mercado exterior por su calidad y seguridad. La dimensión de sus empresas, la posición estratégica del país para el transporte marítimo y su estatus sanitario (no ha sufrido ningún brote de influenza aviar en los últimos años) hacen del sector de puesta español uno de los más competitivos de la UE.

Impulso a los productores españoles

Desde 2013, el incremento de la oferta de huevos europea —principalmente en Italia, Alemania o Francia— ha mantenido el mercado comunitario con precios de origen a la baja. “La demanda de huevos europeos por parte de los Estados Unidos ha cambiado completamente el panorama. España es uno de los pocos países de la UE con excedentes, exportamos el 23% de nuestra producción en 2014, y por ello los norteamericanos están comprando huevos aquí”, explica la directora de INPROVO, Mar Fernández. Esto supone un balón de oxígeno para los productores, ya que las inversiones acometidas en las granjas para aplicar en 2012 la normativa de bienestar han supuesto un importante endeudamiento para la mayoría de las empresas.

Tras el éxito de la gestión del certificado sanitario para Estados Unidos, el plan de internacionalización de INPROVO en 2015 contempla ampliar nuevos mercados en países terceros, muchos de los cuales se han quedado sin abastecimiento puesto que importaban huevos y ovoproductos del país norteamericano. Desde 1995 España es un exportador neto de huevos que ya suministra a más de 20 países en la Unión Europea, África, Asia y América.

 

 

Resumen
Título
España consigue la certificación para exportar huevos a Estados Unidos
Descripción
España ha conseguido la certificación sanitaria que debe acompañar a los huevos en el mercado estadounidense. Los primeros contenedores saldrán de los puertos españoles en los próximos días.
Autor