España es el primer productor de agricultura ecológica de la Unión Europea, la huera ‘bio’ de Europa. Más del 80% de la producción ecológica española se exporta a países como Alemania, Dinamarca, Reino Unido, Suiza… Una de las asignaturas pendientes del sector ‘bio’ español es el aumento del consumo orgánico interior.

Y ese es el primer cometido de BioCultura, feria ecológica nacional —en España hay cerca de dos millones de hectáreas certificadas como ecológicas según datos oficiales— que ya se celebra en cuatro grandes capitales: Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

Y la primera cita bio del año es BioCultura Valencia, que se celebra del 27 de febrero al 1 de marzo en Feria Valencia. Después está Barcelona (del 7 al 10 de mayo, Palau Sant Jordi), Bilbao (del 2 al 4 de octubre, BEC) y Madrid (del 12 al 15, IFEMA). Precisamente en Madrid se cumplió en 2014 el XXX aniversario de esta Feria.

Organizada por la ONG Asociación Vida Sana, las cuatro ediciones anuales de la Feria reúnen a un total de 170.000 visitantes, miles son los expositores y cerca de mil actividades paralelas que se generan a su alrededor.

“Estamos trabajando duro para que en España se dé un boom del consumo ecológico interior como ya pasa en otros países de nuestro entorno. Nos hacen falta grandes campañas de concienciación y que la Administración se implique en varios niveles. La buena noticia es que, como hay tanto por crecer, muchos eco emprendedores pueden encontrar en este sector un buen camino para sus negocios ecológicos”, asegura Ángeles Parra, directora de BioCultura.

Tendencia en auge

España ha doblado la superficie de terreno dedicada al cultivo ecológico en los últimos años, situándose entre los países a la cabeza en Europa. La tendencia hacia lo ‘eco’ ha llegado para quedarse, con cada vez más presencia en tiendas, restaurantes y supermercados y unas previsiones de crecimiento de su consumo del 12,5% anual.

El cultivo ecológico es un sector al alza en todo el continente europeo, a cuya cabeza se sitúa el mercado español en lo que a extensión de terrenos cultivados se refiere, con 1,5 millones de hectáreas según datos de 2012 y solo superado por Francia, que junto con Alemania representan actualmente los principales actores del mercado europeo.

Según un informe de 2013 de la Comisión Europea (CE), la extensión de terreno dedicado a estos cultivos ha aumentado en toda Europa en torno a medio millón de hectáreas anualmente durante la última década, aunque aún representa solamente el 5,4% del total de la agricultura.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente define la agricultura ecológica como un compendio de técnicas agrarias que excluye normalmente el uso, tanto en la agricultura como en la ganadería, de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc., con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.