Según los datos del Consejo Regulador de la DO Rías Baixas, que daba por concluida la campaña 2014 el pasado 7 de octubre, el volumen cosechado ha sido de 24.180.221 kilos de uva —mayoritariamente Albariño— lo que supone un descenso del 27,84% con respecto a la anterior campaña considerada la segunda más abundante en la historia de esta Denominación de Origen.

En cuanto a la calidad de la uva, el director técnico de la Denominación, Agustín Lago, destaca que “el estado general de la uva ha sido bueno, a pesar de las condiciones climatológicas adversas, gracias al esfuerzo y profesionalidad de los viticultores y de las bodegas”.

Las estimaciones que barajaba el Órgano de Certificación y Control de Rías Baixas eran de entre 20 y 25 millones de kilos de uva, una previsión que se ha cumplido al haber superado los 24 millones de kilos de uva, calculándose un rendimiento medio ponderado de 6.003 kilos por hectárea en el total de 4.027 hectáreas inscritas.

Dentro de las variedades blancas la producción de la variedad Albariño vuelve a ser abrumadoramente mayoritaria, representando el 96,7% del total, aunque se afianza Caíño Blanco como segunda variedad, seguida de la Loureira y la Treixadura. De las variedades tintas, que suponen el 0,85% se han recogido 205.905 kilos de uva, de las cuales la variedad de mayor producción continua siendo el Sousón.

En cuanto a la distribución por subzonas, la mayor cantidad de uva recogida corresponde una vez más al Val do Salnés, seguida por Condado, O Rosal, Ribeira Ulla y, por último, Soutomaior.