La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura solicitará formalmente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la posibilidad de adopción de medidas efectivas que permitan proteger las colmenas de los ataques de los abejarucos. Así lo ha avanzó el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes, durante la reunión […]

La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura solicitará formalmente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la posibilidad de adopción de medidas efectivas que permitan proteger las colmenas de los ataques de los abejarucos. Así lo ha avanzó el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes, durante la reunión mantenida esta semana con representantes agrarios del sector apícola.

En ese encuentro, el director general explicó que mantendrá en los próximos días una reunión con el subdirector general de Medio Natural del MAGRAMA para exponerle de primera mano los perjuicios económicos que sufren los apicultores de Extremadura por la acción de los abejarucos sobre las colmenas.

Julián Fuentes confirmó también que solicitará un fondo de compensación económica destinado a los apicultores extremeños e instará a los responsables del Ministerio a que revisen las medidas excepcionales vigentes para controlar la población de abejarucos, tal y como prevé la propia normativa europea, toda vez que las medidas excepcionales que rigen en la actualidad no han dado los frutos deseados.

El abejaruco, especie protegida

El abejaruco está incluido por la normativa nacional en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (LESPRE), y en Extremadura está catalogado como especie “de interés especial”.

Esto supone que es una especie protegida y que los daños que cause no son susceptibles de ser indemnizados. Por esto, se propondrá al responsable ministerial que se revise igualmente el grado de protección que rige sobre el abejaruco a día de hoy.

Para evitar que estas aves causen daños en las explotaciones apícolas, la Dirección General de Medio Ambiente extremeña podría autorizar para su control medidas más efectivas a las que se aplican en la actualidad, siempre y cuando se actúe dentro del marco legal vigente.

{jathumbnail off}