Parece que se hubieran descubierto en los últimos años, con el cada vez más exitoso movimiento de los sherry lovers. Sin embargo, hace siglos que están ahí. Son los vinos de Jerez, únicos, singulares, y muy versátiles a la hora de acompañar un aperitivo, una comida o un postre o, ¿por qué no? combinados en un cóctel.

Unos vinos que demuestran su capacidad para ofrecer nuevas sensaciones y combinaciones y de los que se puede asegurar que hay un Jerez para cada gusto, cada ocasión y cada momento del día. Por ello, y especialmente para quienes durante estos días disfruten del sur de España, de sus playas de arena blanca, sus puestas de sol, y su gastronomía, el hotel Barceló Montecastillo propone una escapada para disfrutar de la campiña jerezana y del mejor vino de Jerez a través de una guía rápida que permita convertirse en un experto en vinos de Jerez y así exprimir la experiencia al máximo.

Abanico de sensaciones

El Jerez ensalza los sabores de los platos preferidos y ofrece maridajes que otros vinos sencillamente no pueden.

  • Manzanilla. Vino pálido de un color amarillo pajizo brillante. De aroma punzante y delicado en el que destacan las notas florales de la camomila. Al paladar es seco, fresco y delicado.
  • Fino. De color dorado y aromas punzantes y delicados, al paladar es muy seco, delicado y ligero.
  • Amontillado. Un vino elegante de color topacio a ámbar. Su aroma es sutil y delicado, con una base etérea suavizada por aroma de avellanas y vegetales que recuerdan a hierbas aromáticas y tabaco.
  • Oloroso. De color caoba, sus aromas son cálidos y redondos con notas de madera y nuez. Como su propio nombre indica es complejo, potente y con mucho cuerpo.
  • Palo Cortado. Conjuga la delicadeza aromática del amontillado y la rotundidad en el paladar del oloroso. De color castaño a caoba, su aroma presenta una gran variedad de matices.
  • Pale Cream. De color amarillo pajizo, en nariz comparte la sensación punzante de los vinos de crianza biológica. En boca es ligero y fresco, pero con un delicado sabor dulce que lo hace muy amable al paladar.
  • Medium. De color ámbar a castaño oscuro, de aromas licorosos con notas propias del amontillado e inclusiones suavemente dulzonas. En boca presenta una entrada ligeramente seca que se va tornando dulce para terminar con un postgusto vaporoso y suave.
  • Cream. De aspecto untuoso y de color caoba oscuro. Con marcada nariz de oloroso, conjuga notas dulzonas como las de los frutos secos, y tostadas como el turrón y el caramelo. En boca resulta goloso, de textura aterciopelada y con un dulzor equilibrado.
  • Moscatel. De color castaño, en nariz destacan las notas varietales de la uva moscatel, pudiéndose apreciar también aromas florales, así como notas cítricas.
  • Pedro Ximénez. Vino de color ébano que en nariz ofrece aromas extremadamente ricos, con predominio de las notas dulzonas de frutos secos tales como pasas, higos y dátiles, acompañados de aromas de miel, arrope y frutas en compota y confitada. En boca resulta aterciopelado y untuoso.

Los maridajes

Y para comprobarlo, el Barceló Montecastillo propone este menú, una combinación perfecta de platos gastronómicos maridados con vinos de la zona:

  • Vino fino de Jerez con una Ensalada de foie y jamón de pato con reducción de Módena
  • Vino amontillado de Jerez para una Sopa fría de guisantes con sorbete de mango
  • Vino oloroso de Jerez con Presa confitada con setas del bosque al Río Viejo
  • Vino Pedro Ximénez para combinar con un Semifrío de pistacho con frutos del bosque
Resumen
Título
Guía rápida para ser un experto en vinos de Jerez
Descripción
Vinos de Jerez, únicos, singulares, y muy versátiles a la hora de acompañar un aperitivo, una comida o un postre o, ¿por qué no? combinados en un cóctel.
Autor