Una veintena de municipios madrileños firmaron el pasado viernes con el Gobierno regional un memorando con el objetivo de impulsar a nivel nacional e internacional la promoción del turismo del vino de la región —Vinos de Madrid— representado actualmente en el programa Madrid Rutas del Vino.

Se trata de desarrollar una oferta turística complementaria a la estrictamente productiva que ya vienen desarrollando las bodegas de la región con el objetivo de mejorar la proyección nacional e internacional de los vinos de Madrid como producto turístico, promocionando los vinos, bodegas y destinos como señas de identidad de la región y como símbolo de turismo de calidad.

Para potenciar el atractivo turístico del mundo del vino se llevarán a cabo acciones en torno a la promoción y la formación. Se dará un impulso por parte del sector turístico al programa Madrid Rutas del Vino —en el que hay trazadas seis rutas y participan 21 establecimientos— diseñando paquetes turísticos completos que incluyan desde la visita a las instalaciones de las bodegas participantes hasta los paseos por los viñedos, catas, talleres y eventos personalizados, todo ello vinculado con el conocimiento de los recursos históricos y culturales de los entornos bodegueros, el alojamiento de la zona, el comercio artesano y la gastronomía.

Actualmente la oferta enológica está presente en productos turísticos como las Villas de Madrid, la oferta de viajes para mayores y los encuentros con turoperadores y prensa especializada. También en las presentaciones internacionales realizadas el pasado año en ciudades como Los Ángeles, Nueva York, París, Londres, Berlín, Pekín y Shangai.

Sector en alza

Según datos del Club de Producto Rutas del Vino de España (ACEVIN), el enoturismo ha crecido un 40% en los últimos cinco años en España en número de visitantes y el gasto medio en estas zonas ha aumentado un 85% por persona y día, frente al incremento del 32% de gasto promedio en el conjunto de la actividad turística en España.

Casi el 25% del gasto generado por el enoturismo corresponde a alojamiento, el 18% a restauración, cerca de un 7% a gastos en museos y un 12% es gasto directo en bodegas. El vino es, además, un complemento en el desarrollo del turismo gastronómico. El 45% de las personas que visitan bodegas como turistas lo hacen con una motivación principal relacionada con la gastronomía.

La demanda enoturística en España es mayoritariamente nacional —sobre todo entre catalanes, valencianos y andaluces— si bien la demanda internacional va creciendo, gracias sobre todo a los mercados alemán y británico. Los enoturistas son mayoritariamente empleados y jubilados, con rangos de edad de 40 a 60 años, con alto poder adquisitivo y muestran interés tanto por la cultura como por el medio ambiente.

Vinos de Madrid

Actualmente existen en Madrid 8.300 hectáreas de viñedo repartidas en 58 municipios, en tres zonas de producción: Arganda del Rey, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias. La Denominación de Origen Vinos de Madrid está formada por 46 bodegas, que embotellan bajo el nombre de 112 marcas. La agricultura vitivinícola supone, además, un elemento revitalizador para la economía regional, en especial en las zonas rurales en las que cosechan 2.890 productores.