Los suelos del mundo contienen de dos a tres veces más carbono que la atmósfera. Si el nivel de carbono almacenado por los suelos en los 30 a 40 centímetros superiores del suelo aumentara un 0,4 %, o lo que es lo mismo, un 4 por 1000 al año, el aumento anual de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se reduciría considerablemente.

Esta es la tesis principal de la iniciativa internacional 4 por 1000, lanzada por Francia en 2015 en la COP21, y cuyo objetivo es demostrar que la agricultura, y en particular los suelos agrícolas, pueden desempeñar un papel crucial en la seguridad alimentaria y el cambio climático. Consiste en federar a todos los actores voluntarios de los sectores público y privado (Estados, autoridades locales, empresas, organizaciones profesionales, ONG, centros de investigación, etc.) en el marco del Plan de Acción Lima-París. Con una base muy sólida de documentación científica, la iniciativa invita a todos los socios a promover/implementar acciones concretas para el almacenamiento de carbono en el suelo.

Iniciativa internacional 4 por 1000

Y es que, aunque es bien conocido que las actividades humanas emiten enormes cantidades CO2 a la atmósfera, lo que potencia el efecto invernadero y acelera el cambio climático, lo que es menos conocido es que cada año, alrededor del 30 % de este dióxido de carbono es recuperado por las plantas mediante la fotosíntesis. Luego, cuando las plantas mueren y se descomponen, los organismos vivos del suelo, como las bacterias, los hongos o las lombrices, los transforman en materia orgánica. Esta materia orgánica, rica en carbono, es esencial para la alimentación humana porque retiene el agua, el nitrógeno y el fósforo, esenciales para el crecimiento de las plantas.

Pero también representa un enorme potencial de almacenamiento de carbono: los suelos del mundo contienen de dos a tres veces más carbono que la atmósfera. Si el nivel de carbono almacenado por los suelos en los 30 a 40 centímetros superiores del suelo aumentara un 0,4 % (o un 4 por 1000) al año, el aumento anual de CO2 en la atmósfera se reduciría considerablemente. Esta tasa de crecimiento del 4 por 1000 anual de las reservas de carbono del suelo no es un objetivo normativo para cada país, sino una dirección a seguir.

Participación española

Un tema sobre el que hoy miércoles, 6 de diciembre, el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha intervenido, mediante un video, en la inauguración de la sesión del foro internacional 4 por 1000 que se celebra con ocasión de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) en Dubái.

Planas ha destacado el compromiso de España con la mejora del suelo, detallando algunas de las iniciativas legislativas llevadas a cabo con este fin, como el real decreto sobre nutrición sostenible en suelos agrario, o el apoyo con fondos públicos a las inversiones de los agricultores en maquinaria, más respetuosa con el medioambiente, que contribuye a la salud del suelo, entre otras.

“Las actuales circunstancias geopolíticas y sociopolíticas actuales consolidan la necesidad de contar con suelos sanos, ya que la capacidad de almacenamiento de carbono orgánico de los suelos es una herramienta muy importante contra el cambio climático”, explicaba el ministro en su intervención.

Resumen
Iniciativa internacional 4 por 1000, suelos más sanos para la seguridad alimentaria y el clima
Título
Iniciativa internacional 4 por 1000, suelos más sanos para la seguridad alimentaria y el clima
Descripción
Los suelos del mundo contienen de dos a tres veces más carbono que la atmósfera. Si el nivel de carbono almacenado por los suelos en los 30 a 40 centímetros superiores del suelo aumentara un 0,4 %, o lo que es lo mismo, un 4 por 1000 al año, el aumento anual de CO2 en la atmósfera se reduciría considerablemente.
Autor