El grupo parlamentario Compromís ha presentado a Les Corts Valencianes una iniciativa por la que insta al Consejo a adoptar medidas y reglamentos que establezcan un techo de precios para la restauración en espacios públicos. El objeto de esta propuesta es garantizar que no se convierta en un lujo el uso de estos servicios prestados […]

El grupo parlamentario Compromís ha presentado a Les Corts Valencianes una iniciativa por la que insta al Consejo a adoptar medidas y reglamentos que establezcan un techo de precios para la restauración en espacios públicos. El objeto de esta propuesta es garantizar que no se convierta en un lujo el uso de estos servicios prestados en establecimientos dependientes -directamente o indirectamente- del Gobierno regional o que estén situados en suelo público, sea cual sea la concesión oficial.

En la página web de Coalició Compromís, la portavoz adjunta de este grupo, Mónica Oltra, señala que «algunos servicios de restauración en instalaciones públicas dependientes de la Generalitat y gestionadas mayoritariamente mediante concesiones, cobran unos precios exorbitantes; por poner un ejemplo La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia está llegando a cobrar 2,85 euros por una botella de agua”.

“Se trata de precios inadmisibles para lugares que han sido construidos con el dinero de todos los valencianos y valencianas y, además, en suelo público», añade la portavoz.

“Que las instalaciones en terrenos públicos puedan ser disfrutadas por todos los sectores de la sociedad”

Otro de los ejemplos que contempla la iniciativa de Compromís es el de las playas, donde hay restaurantes ocupando terrenos públicos a través de una licencia. Según Oltra, «desde nuestra formación entendemos que el sector empresarial que se beneficie de una licencia pública ha de cumplir con una indemnización a los ciudadanos que se debería traducir, en el caso de servicios de restauración, en garantizar la existencia de un menú económico que permita que las instalaciones en terrenos públicos puedan ser disfrutadas por todos los sectores de la sociedad.»

Desde Compromís se insta también al Consejo a que regule la obligatoriedad, en el caso de todos aquellos servicios de restauración que ocupen terrenos públicos, de disponer, dentro de su rango de precios, de un menú económico.

«Como menú económico entendemos uno que, por ejemplo, contenga al menos un plato principal, ensalada, bebida y postre, a un precio máximo de 8 euros», concluye Mónica Oltra.

{jathumbnail off}