Los restaurantes madrileños prevén que esta campaña de Navidad del 2012 se mantenga profesional y económicamente en los niveles de las pasadas campañas navideñas de los últimos tres años. Al menos esta es la apreciación que ofrece la Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid, La Viña, a través de las valoraciones anticipadas […]

Los restaurantes madrileños prevén que esta campaña de Navidad del 2012 se mantenga profesional y económicamente en los niveles de las pasadas campañas navideñas de los últimos tres años. Al menos esta es la apreciación que ofrece la Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid, La Viña, a través de las valoraciones anticipadas por los establecimientos de hostelería asociados.

14 y 15 de diciembre, los días más demandados

Las reservas se están formalizando paulatinamente y los fines de semana más demandados están siendo el del viernes 14 y sábado 15 de diciembre y el del viernes 21 y sábado 22, aunque en menor medida que el anterior.

Algunas cenas, como otros años, se han adelantado también al fin de semana del 30 de noviembre y 1 de diciembre, disponiendo así de tres fines de semana donde se están concentrando las cenas de Navidad de compañeros y amigos.

Precio medio: entre 25 y 50 euros

Por su parte, la mayoría de empresarios aseguran que no han incrementado los precios de los menús de Navidad, que oscilan entre los 25 y los 50 euros de media y en algunos casos incluso aseguran haber configurado menús más económicos desde los 18 euros, abriendo así la posibilidad de celebrar cenas adaptadas a todos los bolsillos.

Cenas pagadas por los propios trabajadores

Desde hace ya unos años, asegura La Viña, se ha observado un cambio de tendencia en las cenas de Navidad. Frente a las cenas organizadas y pagadas por la empresa, se han impuesto las cenas organizadas y pagadas por los propios trabajadores que en muchos casos es la única vez al año que se juntan para salir a comer o cenar.

Cenas de amigos, una tendencia al alza

Las cenas de amigos también son otra tendencia que se impone cada vez con más fuerza, ya que el reducido tamaño de las casas y el costoso trabajo de hacer una cena elaborada para muchas personas hacen que muchos madrileños opten por hacer las celebraciones fuera de casa.

{jathumbnail off}