Los alimentos con sellos de calidad diferenciada —Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP) y Especialidad Tradicional Garantizada (ETG)— constituyen el sistema utilizado en España y reconocido en la Unión Europea para proteger muchos de nuestros alimentos de calidad con características propias y diferenciales, debidas al medio geográfico en el que se producen las materias primas, en el que se elaboran los productos y a la influencia del factor humano que participa en las mismas.

La política europea de calidad reconoce y protege las denominaciones de determinados productos específicos que están relacionados con un territorio o con un método de producción. Este reconocimiento se traduce en los logotipos de calidad que permiten identificar los productos de calidad diferenciada en la Unión Europea y que, mediante controles específicos, garantizan, además, su autenticidad.

Dos de ellos tienen connotación geográfica (Denominación de Origen Protegida o DOP e Indicación Geográfica Protegida o IGP) y el tercero se relaciona con métodos de producción tradicionales (Especialidad Tradicional Garantizada o ETG).

Un producto que lleve el logotipo DOP ha demostrado que tiene unas características que solo son posibles gracias al entorno natural y a las habilidades de los productores de la zona de producción con la que está asociado. A diferencia de la IGP, para los productos de la DOP se exige que todas las fases del proceso de producción del alimento se realicen en la zona en cuestión.

En el Reglamento se define una DOP como un nombre que identifica un producto: Originario de un lugar determinado, una región o, excepcionalmente, un país. Cuya calidad o características se deben fundamental o exclusivamente a un medio geográfico particular, con los factores naturales y humanos inherentes a él. Y cuyas fases de producción tengan lugar en su totalidad en la zona geográfica definida.

En el caso de las mieles españolas, únicamente existen tres DOP reconocidas según el mapa oficial del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente —Miel de La Alcarria, Miel de Granada y Miel de Tenerife— y una IGP, Miel de Galicia.

MIEL DE LA ALCARRIA

La Alcarria es una comarca típica de páramos que la separan de la monótona llanura manchega y los suaves perfiles de la campiña del Henares. Allí se produce una miel exquisita con una sutileza y aroma extraordinarias que recuerda el origen floral del que proviene, las plantas aromáticas silvestres.

La miel de la alcarria es exclusivamente floral y su consistencia puede ser fluida, viscosa o cristalizada. La cristalización, que es el cambio natural del estado físico de la miel, es la garantía de su autenticidad y está estrechamente relacionada con su origen botánico.

El tratamiento calórico al que se somete a las mieles para su envasado, para la Miel de La Alcarria no supera los 45ºC, permitiendo así que conserve todas sus propiedades terapéuticas y alimenticias. No se permite la pasteurización, ya que este proceso altera notablemente las propiedades físico-químicas y organolépticas de la miel.

MIEL DE GRANADA

La producción de miel en la zona granadina se remonta a tiempo inmemorial. Entre los factores naturales que influyen directamente en esta miel hay que señalar la orografía, el clima y la vegetación típica de Granada, y entre los factores humanos, las tradicionales rutas de trashumancia que realizan desde hace siglos los apicultores granadinos.

La provincia de Granada presenta una gran variabilidad orográfica y climática que favorece las rutas de trashumancia, en busca de las diferentes floraciones, con el objeto de cubrir la mayor parte del año. Aprovechando las diferentes cotas altitudinales, las colmenas viajan entre la sierra, los valles y la costa.

Sin duda, el principal factor que confiere las peculiares características de la miel de Granada es la flora de la provincia. Más de 300.000 hectáreas de monte ocupadas por plantas aromáticas, lo que hace que el aprovechamiento apícola sea muy importante. A esto hay que añadir extensiones importantes de castaños, naranjos, y en la zona litoral, aguacates.

MIEL DE TENERIFE

La exclusiva flora natural y cultivada de la isla de Tenerife, con gran número de endemismos y una dilatada temporada de floraciones, que hacen que las abejas puedan estar trabajando prácticamente todo el año, son la causa de que en Tenerife, con un territorio tan reducido, se recolecte gran variedad de mieles distintas y muchas de ellas únicas en el mundo gracias a la combinación de brezos, castaños, tajinastes, escobones, barrilla, frutales, hierbas y un sinfín de otras especies vegetales donde las abejas encuentran el néctar con el que elaboran las mieles.

Actualmente se reconocen trece mieles monoflorales, además de contar con excelentes mieles multiflorales tradicionalmente referenciadas por la altura de producción como de costa, monte y cumbre; las mieles multiflorales contienen una conjugación de néctar variado procedente de flores típicas a determinadas altitudes con respecto al nivel del mar, sin que haya un tipo de flor que predomine o destaque del conjunto.

MIEL DE GALICIA

La Miel de Galicia es un producto natural y fresco que se produce de forma artesanal desde hace cientos de años. El cuidado y las atenciones que se ponen en su elaboración le permiten conservar sus propiedades genuinas.

Galicia goza de un clima especialmente benigno con abundante lluvia a lo largo de todo el año. Estos factores, además de las características especiales de un suelo granítico y de la influencia de los vientos y los aires marinos, dan lugar a una flora rica y variada, que permite tanto la producción de miel monofloral como la de un abanico de miel de milflores. Los colmenares gallegos son pequeños y se dejan mimar con esmero por el apicultor. Se consigue así la calidad en los procesos de extracción y envasado de producto.

Resumen
Título
Mapa de mieles españolas con Denominación de Origen
Descripción
Existen tres DOP reconocidas según el mapa oficial del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente —Miel de La Alcarria, Miel de Granada y Miel de Tenerife— y una IGP, Miel de Galicia.
Autor