La edición de este año del Congreso San Sebastián Gastronomika cuenta con la presencia, entre los mejores chefs del mundo, de los más destacados representantes de la gastronomñia de los tres países invitados al evento, en esta ocasión las cocinas emergentes de Perú, Brasil y México. El lunes intervinieron los representantes de Perú y el […]

La edición de este año del Congreso San Sebastián Gastronomika cuenta con la presencia, entre los mejores chefs del mundo, de los más destacados representantes de la gastronomñia de los tres países invitados al evento, en esta ocasión las cocinas emergentes de Perú, Brasil y México.

El lunes intervinieron los representantes de Perú y el martes fue el turno de los cocineros mexicanos, que presentaban toda la amplia gama de tendencias que reúne su histórica cocina, recientemente reconocida por la UNESCO como Patrimonio inmaterial de la Humanidad, junto a la dieta mediterránea y la cocina francesa.

La larga tradición de los insectos

Comenzó la demostración el chef Alejandro Ruiz, de la ciudad mexicana de Oxaca, quien quiso destacar la importancia de los insectos en la gastronomía de su país, un alimento no demasiado comprendido en nuestras latitudes pero que históricamente ha formado parte fundamental de la dieta mexicana.

El toque personal de los chiles

Por su parte, Titita Ramírez, del restaurante El Bajío, fiel representante de de las tradiciones y de los ingredientes básicos la cocina mexicana y sus regiones, centró su intervención en los chiles, con toda su extensa variedad, a los que definió como “los reyes de la cocina mexicana”.

La cocina prehispánica

Y finalmente, la indígena Abigail Mendoza ofreció al público una interesante y desconocida demostración de cocina popular prehispánica, a lo largo de la cual molió cacao silvestre a mano, a la antigua usanza,  para posteriormente preparar el llamado chocolate atole, una bebida festiva típica de su región.

Participaron también representantes de los principales restaurantes del país, entre los que se encontraban Enrique Olvera, de Pujol o los cocineros vascos asentados en México Bruno Oteiza y Mikel Alonso.