“Los instrumentos que usan los Chefs son demasiado técnicos. Yo quiero simplificarlos para quien cocina en casa y para que además, se necesiten los menos elementos posibles”, declaraba la diseñadora industrial francesa Matali Crasset, quien durante cinco años trabajó con Philippe Starck antes de montar su propio estudio en 1998 y que ahora ha tenido […]

“Los instrumentos que usan los Chefs son demasiado técnicos. Yo quiero simplificarlos para quien cocina en casa y para que además, se necesiten los menos elementos posibles”, declaraba la diseñadora industrial francesa Matali Crasset, quien durante cinco años trabajó con Philippe Starck antes de montar su propio estudio en 1998 y que ahora ha tenido la oportunidad de poner sus ideas en marcha, por encargo del empresario de diseño italiano Alberto Alessi.

Cuando Alessi supo que Matali Crasset había colaborado en el diseño de un cuchillo para postres con Pierre Hermé, el famoso chef parisino de pastelería, pensó inmediatamente que los tres tenían que ponerse a trabajar en una nueva colección de instrumentos de pastelería para su marca. Porque Alberto Alessi además de ser un brillante empresario, es también un experto cocinero que tiene una especial pasión por la pastelería.
 
Con estos antecedentes, Crasset diseñó la línea de productos “Essentiel de Patisserie” después de haber estado durante un largo período de tiempo observando meticulosamente como Pierre Hermé se movía dentro de la cocina, cuales eran sus necesidades y como podrían resolverse mejor a través del diseño aplicado.

Una colección con mucho diseño

La colección consta de cuatro objetos: un bol o tazón para mezclas, una escobilla batidora, una espátula y un plato o recipiente para pasteles. El bol para mezclar, la pieza favorita de Alessi, tiene un rebaje redondeado porque según explica la diseñadora  “una mezcla se empieza siempre con cantidades muy pequeñas y es muy difícil trabajarla en un recipiente grande.” Además, la base de silicona que ha incorporado al bol actúa como si fuera un soporte o un mango.

La batidora está diseñada en dos partes: unas suaves hojas en su sección interior que son muy prácticas para trabajos como batir claras de huevo y un marco exterior más rígido -conseguido a base de aumentar el collar de silicona- que viene mejor para trabajar las cremas y pastas.

La espátula es otra herramienta de doble función, una mezcla entre cuchara de plástico y hoja de silicona para raspar. Y finalmente, el plato para pasteles o postres en general, que consta de tres anillos concéntricos separados, de modo que el cocinero pueda elegir uno u otro según el tamaño del pastel que haya creado.

El hecho de haber trabajado conjuntamente con un cocinero estrella, como es el caso de Pierre Hermé, no es nada nuevo para la compañía de diseño italiana, ya que Alessi tiene una larga tradición en la colaboración con chefs famosos que han participado muy activamente en los diseños de sus piezas.