Cinco cucharadas soperas diarias de aceite de oliva virgen extra (AOVE), incluidas como parte de una dieta mediterránea podrían reducir hasta en un treinta por ciento el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como el ictus o el infarto.

Así lo ha destacado el doctor Ramón Estruch, uno de los mayores expertos en Dieta Mediterránea, durante la jornada divulgativa El aceite de oliva virgen extra y la Dieta Mediterránea frente a la enfermedad cardiovascular organizada ayer jueves por la Fundación de la DOP del Aceite Montes de Toledo, en la que resumió los últimos avances en investigación sobre las bondades del consumo de AOVE.

El Dr. Estruch es consultor senior del servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Barcelona y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) del Instituto de Salud Carlos III, así como coordinador del estudio PREDIMED, cuyos resultados fueron publicados en 2016 en la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

El Dr. Estruch aseguró en este encuentro que “el aceite de oliva virgen extra tiene un efecto superior que los fármacos frente a este tipo de complicaciones, con la ventaja de que no tiene efectos secundarios y es un placer para el paladar”, y defendió los beneficios que aporta a la salud el consumo de productos de lo que ha denominado triada mediterránea: cereales, fundamentalmente integrales, vino y aceite. Para este especialista, es necesario volver a los orígenes de la Dieta Mediterránea: “Cada vez más estamos bajando nuestro nivel de calidad de la dieta mediterránea, tenemos que volver al origen, a lo que comían nuestros padres y abuelos”.

Aceite de oliva virgen extra y productos de temporada

En este sentido, Ramón Estruch ha defendido una dieta de proximidad basada en productos de temporada: “Tenemos que comer lo que tenemos cerca, y aquí en Castilla-La Mancha están todos los productos fundamentales, cereales, vino, fruta, verdura y también el aceite de oliva virgen extra, un producto que fundamentalmente hay que tomar crudo”.

También el vicepresidente de la DOP Montes de Toledo, Aniceto Gómez, abogaba por recuperar la Dieta Mediterránea en su esencia, un patrón de alimentación que no se puede entender sin el aceite de oliva virgen extra que es “el alimento que vertebra la pirámide y nos hace ser diferentes”.

Resumen
Título
Nuevas evidencias científicas sobre aceite de oliva virgen extra y salud
Descripción
Cinco cucharadas soperas diarias de aceite de oliva virgen extra, incluidas como parte de una dieta mediterránea podrían reducir hasta en un 30% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como el ictus o el infarto.
Autor