La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y una empresa especializada en Higiene Industrial, como Cleanity, se han unido para evaluar los retos y necesidades de las industrias de la alimentación y bebidas con el fin de elaborar un Manual de Buenas Prácticas que ayude a las empresas a mejorar las tareas de limpieza y desinfección y con ello contribuir a una mayor seguridad alimentaria.

Y es que la seguridad alimentaria ha sido siempre, pero lo es cada vez más, un elemento imprescindible para la industria de alimentación y bebidas, por lo que es necesario intensificar, aún más, no sólo los controles de los materiales de entrada y materias primas, sino también los procesos de higiene y desinfección.

Precisamente para abordar qué se está haciendo, y qué se puede hacer en esta materia, y la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), y Cleanity, empresa especializada en Higiene Industrial, han organizado un encuentro con representantes de algunas de las principales empresas y asociaciones del sector en el que se han puesto de manifiesto los grandes retos a los que se enfrentan en materia de Seguridad Alimentaria.

Los grandes retos en seguridad alimentaria

El sector, consciente de la importancia que ha adquirido en los últimos años la higiene industrial, lleva tiempo trabajando en la mejora de los sistemas de autocontrol y en la creación de guías de mejores prácticas para la limpieza y desinfección. El reto, según coincidieron, es contar con cada vez mejores métodos para analizar los posibles riesgos que puedan surgir, principalmente de origen microbiológico, cuya detección y eliminación sigue siendo uno de los grandes retos de la industria.

“Reunirnos para analizar qué se puede mejorar y hacia dónde nos dirigimos en materia de Seguridad Alimentaria, así como identificar los retos que están por llegar, es de extremada importancia y de incalculable valor, puesto que las conclusiones que extraigamos pueden ayudar a muchas empresas a adelantarse a posibles crisis alimentarias y, por ende, a evitar cualquier alerta social”, comenta Mariam Burdeos, directora de Cleanity.

Precisamente la sostenibilidad de los procesos y la adecuada gestión de los residuos originados durante la producción son dos de los grandes retos a los que se enfrentan las industrias alimentarias en su día a día. ¿Cómo limitar el elevado consumo de agua en las empresas? La solución, según coincidieron los presentes, pasa por la apuesta por la biotecnología, que abre la puerta a la creación de nuevos productos.

Hacia una mayor biodegradabilidad

La tendencia actual es la utilización de materias primas más biodegradables y basados en extractos naturales para la creación de nuevas soluciones, uso de productos enzimáticos, menos agresivos, más concentrados lo que conlleva menos transporte de agua, más fácilmente eliminables de las superficies y con una mayor biodegradabilidad y, por tanto, faciliten la eliminación de residuos.

Otro de los retos que afronta el sector actualmente es el saber adaptar los diseños higiénicos a las nuevas instalaciones y maquinaria que están que se ponen en marcha o se introducen en las industrias alimentarias.

Las reflexiones de este encuentro serán incluidas en un Manual de Buenas Prácticas que será presentado en el marco de la próxima edición de Alibetopías 2018, que organiza FIAB el próximo 18 de octubre, con el único interés de proporcionar al resto de representantes de la Industria una herramienta que les facilite la toma de decisiones en la puesta en marcha de nuevas soluciones que garanticen las medidas más exigentes en el ámbito de la Seguridad Alimentaria.

Resumen
Título
Preparando un Manual de Buenas Prácticas en seguridad alimentaria
Descripción
La seguridad alimentaria es un elemento imprescindible para la industria de alimentación y bebidas, por lo que es necesario intensificar, aún más, los controles y los procesos de higiene y desinfección.
Autor