Meta de cabra, Pit de monja, Cor de bou, Negre de Gisclareny, Pare Benet y Rosa de Mura, son algunos de los sugerentes nombres de variedades de tomates de payés procedentes de terrenos de Sagàs, en la comarca catalana de El Berguedà, todas ellas exquisitas, aunque poco conocidas y difíciles de encontrar. Ahora, en estas […]

Meta de cabra, Pit de monja, Cor de bou, Negre de Gisclareny, Pare Benet y Rosa de Mura, son algunos de los sugerentes nombres de variedades de tomates de payés procedentes de terrenos de Sagàs, en la comarca catalana de El Berguedà, todas ellas exquisitas, aunque poco conocidas y difíciles de encontrar.

Ahora, en estas tierras, el grupo de restauración Sagardi está colaborando con sus propietarios y productores, la familia Rovira, para recuperar este tipo de variedades, unas plantas por lo general poco productivas, delicadas y con una temporalidad más tardía que los tomates de otras zonas, pero con un sabor y textura excepcionales.

Se ha trabajado conjunta y estrechamente en la selección de las semillas hasta obtener ejemplares bien diferenciados y con unas características organolépticas muy concretas, contribuyendo de esta manera a su lenta recuperación.

Los tomates se recolectan cada semana en su mejor momento de maduración y son ofrecidos a diario en todos los establecimientos del Grupo. Para que puedan ser degustados en las óptimas condiciones, ambas partes realizan un gran esfuerzo en lo que se refiere tanto a la recolección como al despliegue logístico que supone poder consumir al cabo de un día unos tomates que han madurado en la mata.

Esta iniciativa responde a la filosofía de Grupo Sagardi de ofrecer una gastronomía de los orígenes, auténtica, con propuestas muy vinculadas a la tierra y al producto.

{jathumbnail off}