El Consejo de Ministros ha aprobado hoy viernes la Norma de Calidad de los derivados cárnicos, cuyo objetivo es actualizar y simplificar la regulación actual relacionada con la calidad de estos productos, integrar toda la variedad de derivados cárnicos del el mercado y adaptar la nueva regulación a la normativa comunitaria. Como novedad, también promoverá […]

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy viernes la Norma de Calidad de los derivados cárnicos, cuyo objetivo es actualizar y simplificar la regulación actual relacionada con la calidad de estos productos, integrar toda la variedad de derivados cárnicos del el mercado y adaptar la nueva regulación a la normativa comunitaria. Como novedad, también promoverá la innovación y desarrollo de nuevos derivados cárnicos, como por ejemplo los procedentes de carne de ave que hasta el momento no contaban con una regulación específica, y cuyo consumo está ampliamente extendido hoy en día entre la población española.

La nueva norma caracteriza los derivados cárnicos, en una primera tipificación, en función de si son tratados por el calor o no. En el primer grupo los productos se agrupan en función de la intensidad del tratamiento térmico aplicado; en el segundo se clasifican según el tipo concreto de tratamiento aplicado: curado-maduración, oreado, marinado-adobado, salmuerizado, incluidos otros derivados cárnicos que no han sido sometidos a tratamiento.

Ingredientes esenciales

Cuando es pertinente se define con mayor grado de detalle determinados productos, como el chorizo, el salchichón y otros, que son más importantes dentro de la producción nacional de derivados cárnicos. El texto define los ingredientes esenciales y facultativos que pueden incorporar los derivados cárnicos, así como las características físico-químicas básicas que determinan su calidad y que han de cumplir los productos más emblemáticos.

También se ha incluido una relación, no exhaustiva ni limitativa, de productos tradicionales y denominaciones consagradas por el uso de la gran variedad de productos que se elaboran en la industria cárnica en España, con una descripción básica de la composición y el tratamiento a que es sometido cada uno de ellos.

Finalmente, la norma de calidad aprobada hoy pretende mejorar la información que reciben los consumidores clarificando las denominaciones de venta y el etiquetado para garantizar la adquisición de productos de calidad perfectamente caracterizados.


{jathumbnail off}