La Semana Grande de Santander, que comenzó el pasado viernes 22 de julio y estará activa hasta el próximo martes 2 de agosto, alberga, además de las tradicionales edificaciones y atracciones propias de la feria, 68 casetas pertenecientes a la llamada ‘Feria de la Artesanía de Latinoamérica, Asia y África’, una iniciativa puesta en marcha […]

La Semana Grande de Santander, que comenzó el pasado viernes 22 de julio y estará activa hasta el próximo martes 2 de agosto, alberga, además de las tradicionales edificaciones y atracciones propias de la feria, 68 casetas pertenecientes a la llamada ‘Feria de la Artesanía de Latinoamérica, Asia y África’, una iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de la ciudad en colaboración con la Asociación Unión Solidaria Internacional Cántabra.

Discretas, todas ellas de color marrón oscuro, con techos negros, sin “canciones del verano” ni pinchos de moda, en realidad son tiendas que promueven un mercado de productos procedentes de países en desarrollo, unos trabajos artesanales cuya venta puede asegurar el futuro de miles de hombres, mujeres y niños, hoy en día con un presente incierto.

La Asociación Unión Solidaria Internacional Cántabra pretende, según indican sus responsables, ” animar a sus miembros a tener actitudes cuya base de la unión es: la solidaridad, la ayuda, la mejora de todos y de cada uno de los miembros, de sus familias, de sus hijos. Buscando unir lazos, manos, intereses, y teniendo siempre como meta y como trayecto: las buenas relaciones, llevarnos bien, la educación, la comunicación, la claridad, la transparencia, el respeto, la tolerancia, la  honradez, y el sentirnos como una gran familia que miran todos por lograr lo que beneficia a todos”.

Los organizadores puntualizan que “no solo desean ofrecer productos, bellos y baratos a las personas que se acerquen a sus casetas, sino transmitir que es una feria donde todos los que la componen tienen unas actitudes de unión, de amistad, de buen hacer, de ser solidarios, de tener una mirada hacía sus lugares de origen y desear un mundo más justo, más igual, más en armonía”.