La diversidad de culturas y religiones que caracteriza Israel también se traslada a su gastronomía, especialmente en el caso de Tel Aviv y Jerusalén, las dos ciudades que mejor representan una cultura culinaria tan variada como sorprendente y, además, a escasas cuatro horas en avión desde España.

De hecho, recientemente varios portales especializados, como Condé Nast o Travel+Leisure han colocado a estas dos ciudades entre los mejores destinos foodies del mundo, con propuestas que van desde la cocina kosher hasta los más sugerentes platos veganos.

Tel Aviv

Gastronomía de vanguardia

Gastronomía de vanguardia

Tel Aviv es una ciudad en constante evolución, a la vanguardia entre las grandes ciudades europeas, en la que también su gastronomía ha evolucionado hasta ser reconocida como una de las más innovadoras e influyentes en Europa. Una cocina que apuesta por ingredientes de calidad y en la que destaca la creatividad de los grandes chefs que conviven en la “ciudad que nunca duerme”. El resultado de esta combinación: incluir a Tel Aviv en el top 10 de destino foodie según Condé Nast y entre los mejores destinos para veganos según The Independent.

Una ciudad en la que llaman la atención sus cafés y bares de estilo modernista y sus grandes mercados culinarios como Levinsky y Sarona, donde se pueden adquirir los mejores productos locales y gourmets. Además de un número, cada día más creciente, de restaurantes veganos, llevando a la ciudad israelí a una vida saludable y ecológica.

Algunos de sus restaurantes más destacados son:

  • Blue Sky. Dirigido por el cheff Meir Adoni, este restaurante especializado en comida kosher está ubicado en uno de los espacios más exclusivos de Tel Aviv, la terraza del Hotel Ritz-Carlton, desde donde se puede disfrutar de una de las vistas más espectaculares de la ciudad. Su cocina reúne una gran variedad de pescados, vegetales, aceitunas y queso artesanal, que hacen que la experiencia sea única.
  • Meshek Barzilay. Se encuentra en el barrio de Neve Tzedek, aunque su situación es como un punto secreto. El local es luminoso y acogedor, y en su propuesta destacan los productos frescos de campo, grandes ensaladas, quesos cashew caseros y un menú ampliamente variado y culto.
  • Nanuchka. En su día fue un restaurante especializado en carne, pero cuando su propietaria, Nana Schreier, decidió cambiar la línea a una totalmente vegana, el restaurante cosechó su máxima reputación. Con especial hincapié en la cocina georgiana, el restaurante ofrece los mejores productos del pequeño país europeo como: panes georgianos recién hechos, chinkails, bolas de masa hervida de Georgia o verduras rellenas, entre otros.
  • Furama. La comida asiática también sobresale en Tel Aviv, y este restaurante lo confirma. Conocido especialmente por su plato estrella, el dim sum, pequeñas porciones de vegetales, carnes y mariscos, y los dumplings, masas rellenas preparadas al vapor sobre una canasta de madera. El establecimiento fue totalmente renovado en 2016, ampliando su capacidad y mejorando sus instalaciones, y es ya uno de los más concurridos de la ciudad.

Jerusalén

Cocina israelí

Cocina israelí

Por su parte, la capital de Israel, Jerusalén, cuenta con una oferta gastronómica más clásica y arraigada que su ciudad vecina, pero aun así ha sabido posicionarse hasta colocarse entre el top 50 de mejores destinos gastronómicos del mundo según la prestigiosa revista estadounidense Travel+Leisure.

Y es que Jerusalén es el lugar ideal para degustar los productos más típicos de la cultura judía como el shamburak kurdo, un pastel con pechuga, patatas y chimichurri o el Machneyuda, un tartar de ternera acompañado de ciruelas. Destaca también el sabich, una pita rellena de berenjena frita, huevo duro, hummus y encurtidos, todo ello salteado con un toque de amba, un derivado del mango.

Entre sus mejores restaurantes figuran:

  • Modern Restaurant. Se encuentra en el interior del Museo de Israel y desde su terraza ofrece una de las mejores vistas de Jerusalén: el Valle de la Cruz y la Knesset. Su cocina combina la gastronomía tradicional con la más contemporánea, destacando las alcachofas de Jerusalén y las berenjenas con hummus.
  • Liliyot. Uno de los locales de kosher moderno más reconocidos de la ciudad. Ideal para grandes grupos y degustar la mejor carne de Jerusalén, junto a una gran variedad de pescados, vegetales y el aceite de oliva típico de la capital israelí, siempre utilizando productos frescos del día.
  • Ishtabach. En este restaurante se encuentra el mejor shamburak de la ciudad, además de una amplia selección de carnes como el guisado de costilla, lengua asada y sesos, acompañados por chutney, curry o verduras curadas. El chef del local, Oren Sasson-Levi, intenta innovar con estas combinaciones originales, ofreciendo una gran alternativa a la cocina más típica de Jerusalén.
  • Machneyuda. Ubicado al lado de uno de los mercados más importantes de Jerusalén, el Mahane Yehuda y regentado por tres prestigiosos chefs —Assaf Granit, Yossi Elad y Uri Navon—, este restaurante se ha convertido en un lugar de referencia no solo en Israel, sino también en Londres, donde ya se han abierto dos establecimientos de la misma marca, uniéndose a los cinco con que ya contaba en Tierra Santa. Se caracteriza por ofrecer una cocina de temporada, con diferentes platos cada día, entre los que destacan los kebabs con tahini-gurt, pesto, harissa y limón en escabeche, y un pastel con tahini helado, crema batida, fruta y miel llamado Uri’s Mum’s Basbousa.
Resumen
Título
Tel Aviv y Jerusalén, candidatas a 'destino para foodies'
Descripción
La diversidad de culturas y religiones de Israel se traslada a su gastronomía, especialmente en Tel Aviv y Jerusalén, dos ciudades que representan una cultura culinaria tan variada como sorprendente.
Autor