Una iniciativa que parte de tres amigos que, en un viaje a New York, tuvieron la visión de crear la parrilla con la que preparar el mejor steak de mundo. El resultado, un aparato que alcanza los 800 ºC y que consigue cocciones perfectas tanto de carne como de pescado en tiempo récord.

Y es que el Beefer —así se llama la parrilla— trabaja exclusivamente con sobrecalentamiento y alcanza temperaturas sin precedentes en aparatos comerciales similares de aproximadamente 800 °C, gracias a un quemador de gas de cerámica de alto rendimiento.

Este corto tiempo de cocción, no obstante, permite determinar con precisión el grado de cocción deseado, consiguiendo resultados espectaculares propios de los mejores steak house: un sellado de la carne perfecto, sin perder jugos, es decir, crujiente y mantecada por fuera, jugosa por dentro. Aprovechando el calor residual, su bandeja permite el asado de verduras, así como la elaboración de deliciosas salsas.

Originalmente diseñado para preparar el bistec perfecto, se logran grados de cocción tales como medium rare (poco cocido) o medium (a punto) dejando reposar o haciendo que se siga cocinando la carne, después de ‘beefearla’, en la plataforma situada delante del Beefer o arriba, sobre él. Es, además, ideal para dotar de una costra perfecta a una carne cocida sous vide o a baja temperatura. La regulación de altura permite siempre una adaptación óptima al espesor del alimento que se asa.

Carne y pescado a la parrilla

Lo más apropiado es siempre carne vacuna de alta calidad. Los mejores resultados se obtienen con carne madurada dry aged (sistema de maduración en seco). Los solomillos, los cortes de cuarto trasero con pequeños bordes de grasa, los ojos de bife y todas las clases de bistecs cercanas al hueso como la chuleta de buey, el bistec Porterhouse o el chuletón TBone son las mejores opciones.

Si la carne está fría, las partes de grasa se doran más velozmente que el tejido muscular, de manera que se produce una costra irregular. Con los aparatos asadores convencionales es difícil de conseguir, ya que siempre existe el peligro de que la carne se cueza demasiado en su interior y se seque cuando la costra externa queda dorada como se desea.

Pensada para que la carne sea la gran protagonista, sin embargo, esta parrilla consigue resultados espectaculares con, por ejemplo, atún, salmón, vieiras, gambas, cerdo, cordero, verduras y hasta crème brûlée y muchas otras preparaciones, abriendo horizontes de sabor completamente nuevos.

Se trata de un producto desarrollado enteramente en Alemania, no emite humos ni partículas tóxicas provocadas por el goteo en la llama de otros hornos, parrillas y barbacoas, y actualmente se comercializan versiones tanto para uso doméstico como profesional: el Beefer One y el Beefer One Pro.

Resumen
Título
Una parrilla para carne que alcanza los 800 grados
Descripción
Una parrilla que alcanza temperaturas de 800 °C gracias a un quemador de gas de cerámica de alto rendimiento consiguiendo cocciones perfectas tanto de carne como de pescado en tiempo récord.
Autor