La manzana roja que mordió Blancanieves, los frutos rojos que Caperucita llevaba en su cesta, el guisante que le impedía dormir a la princesa, las habichuelas mágicas que le abrieron las puertas de un nuevo mundo al pequeño Jack…

El ilustrador Eduardo Masías revisita una vez más los cuentos infantiles para mostrar una nueva faceta en la decoración de una mesa: la botánica. Oh Granny, firma especializada en decoración, presenta doce nuevos platos que reflejan la estrecha relación entre la naturaleza y los relatos de los Hermanos Grimm o Hans Christian Andersen. Una vajilla de cuento.

Botánica es el nombre escogido para esta nueva colección, en la que los alimentos y la flora juegan un papel fundamental. Dividida en dos partes —primavera e invierno—, el artista juega con los frutos, vegetales y flores de cada estación. En ella, el fundador de Oh Granny rinde homenaje a aquellos artistas que, antes de la invención de la fotografía, dedicaron su vida a la ilustración de la naturaleza.

De este modo, Rapunzel, Blancanieves, Caperucita Roja, Jack, La princesa y el guisante o La princesa y la rana comparten protagonismo con manzanas, rábanos, frutos rojos, habichuelas, guisantes y flores de loto. Un total de seis platos de porcelana, repletos de detalles. Para ello, se inspira en antiguas láminas e ilustraciones botánicas y así, recuperar tradiciones olvidadas. De una manera u otra, nunca pierde esa mirada inocente y romántica del mundo.

A Eduardo Masías Vizcarra (Lima, 1980) no le queda tiempo en el día para cualquier cosa que no tenga que ver con el dibujo y cocer porcelana en el horno. Hoy posee Oh Granny, su propia firma de piezas de porcelana con ilustraciones originales, pero sigue siendo el mismo ceramista con alma de niño y curiosidad irredenta.

Moda, cerámica, ilustración…

Tras estudiar Bellas Artes en la Universidad Pontificia Católica del Perú, durante seis años creó y estuvo al frente de dos firmas de ropa para mujer (TUNA y Posh). Profesor de “Historia del Arte y el Vestido” en el instituto MAD (Lima Perú), estudiar un Master en ilustración editorial en ESDIP le trajo a España y aquí se especializó en ilustración infantil en el ICONI. El dibujo ha sido siempre su vehículo de expresión. Un punto de partida que le ha permitido dominar también el óleo, el grabado, el papel recortado (paper cut), el diseño de moda y la ilustración.

A las colecciones Bichos, Sombras chinescas, Princesas, La comida en los cuentos, Alicia is getting bigger y Cuentos de invierno se une ahora este nuevo lanzamiento. Toda su obra tiene un mismo hilo conductor: la magia de sus personajes se convierte en el vehículo “para poder contar, descubrir e inventar nuevas historias a través de las imágenes”.

Resumen
Título
Una vajilla de cuento
Descripción
La manzana roja que mordió Blancanieves, los frutos rojos que Caperucita llevaba en su cesta, el guisante que le impedía dormir a la princesa, las habichuelas mágicas del pequeño Jack…
Autor