Cuando en 1987 Ferrán Adriá decidió cerrar elBulli seis meses al año para dedicarse íntegramente a planificar y crear sus propuestas gastronómicas para la siguiente temporada, la mayoría del sector profesional no llegó a comprender claramente este sistema. Pero ahora, parece que el cierre por temporada se está convirtiendo en una tendencia para algunos de […]

Cuando en 1987 Ferrán Adriá decidió cerrar elBulli seis meses al año para dedicarse íntegramente a planificar y crear sus propuestas gastronómicas para la siguiente temporada, la mayoría del sector profesional no llegó a comprender claramente este sistema.

Pero ahora, parece que el cierre por temporada se está convirtiendo en una tendencia para algunos de los nombres más representativos del panorama de la restauración en España, con ejemplos como el de Quique Dacosta, Andoni Luis Aduriz o Dani García, que emulando el modelo iniciado por elBulli han comenzado a tomarse su tiempo para pensar, crear nuevos platos, poner en marcha proyectos editoriales y sobre todo rentabilizar sus establecimientos estrella con otros negocios de un carácter de menor nivel de exigencia profesional. 

Andoni Luis Aduriz se sumó el pasado diciembre a este nuevo modelo, cerrando su reconocido Mugaritz en Rentaría /Guipúzcoa) -con tres estrella Michelín y quinto mejor restaurante del mundo- durante cuatro meses para dedicar su equipo a la investigación, algo que en los meses a pleno rendimiento es imposible de atender. Según comenta su entorno, “la idea es que una vez abierto Mugaritz, Andoni esté casi todo el tiempo aquí”, fidelizando su presencia ante los clientes habituales.

También Dani García, con dos estrellas Michelín por su restaurante Calima en Marbella, ha tenido este local cerrado desde octubre, dedicando este tiempo al desarrollo internacional de sus bares de tapas Lamoraga.

Dedicar unos meses a propuestas más asequibles

Quique Dacosta, por su parte, ha decidido cerrar su restaurante del mismo nombre en Denia de octubre a marzo, aprovechando la bajada de la actividad en esa zona costera, para dedicar su atención a otros proyectos más populares, como “Daco & Co”, una marca bajo la que ya ha puesto en marcha varias propuestas gastronómicas a precios más asequibles, como el restaurante Vuelve Carolina y el bar Mertcatbar en Valencia, ambos a base de tapas, o el Aire Tapas Bar, en la nueva terminal del Aeropuerto de Alicante.

Y finalmente Ángel León, con una estrella Michelin, ha mantenido cerrado durante los meses de invierno su restaurante Aponiente, en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, para abrir nuevamente el pasado 1 de abril.