El comercio mundial de vino cayó un 7,2 % en volumen en el interanual a septiembre de 2023, hasta los 9.945 millones de litros, la mayor caída relativa en porcentaje de la serie histórica y la cifra más baja desde hace diez años, bajando de los 100 millones de hectolitros por primera vez desde primeros de 2014.

Así se recoge en un reciente informe del Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) sobre los principales importadores mundiales de vino, que registra cómo hasta hace muy poco la facturación lograba mantenerse en positivo, por la mejor evolución de los vinos con mayor valor añadido, unida a una fuerte inflación global pero que, sin embargo, la fuerte caída de los meses más recientes —muy mal mes de septiembre— ha provocado que el valor del comercio mundial de vino caiga un 2,1 % en el TAM a septiembre de 2023, hasta los 36 537 millones de euros.

El precio medio sigue al alza, aunque sube cada vez menos (+5,4 % hasta los 3,67 €/litro), conforme se va frenando el nivel de inflación.

El volumen del comercio mundial de vino baja

Por tipos de vino, todos cayeron en términos de volumen, sobre todo el envasado, primero comercializado en el mundo con algo más del 52 % del total. En valor crecieron espumosos y bag-in-box, con el granel registrando en este caso la mayor caída, al ser el único vino que no subió de precio respecto al interanual a septiembre de 2023. En cifras absolutas, el vino envasado fue el que más cayó tanto en valor como en volumen.

Nueva Zelanda y Portugal fueron los únicos proveedores entre los once principales que aumentaron el volumen de vino exportado, si bien los dos anteriores, Francia y Alemania incrementaron su facturación. Italia cayó mucho menos que la media en volumen y consolida su liderato mundial, seguido de España, que también cayó por debajo de la media. A bastante distancia encontramos a Francia, perdiendo relevancia en este periodo. Sin embargo, el liderato de Francia en valor es incuestionable, al registrar un precio medio muy superior al resto. Además, se distancia de Italia y de España, que registraron leves pérdidas. La evolución reciente de Francia sí es muy negativa.

En general, los exportadores europeos cobran relevancia en el comercio internacional de vino respecto a los del Nuevo Mundo. Destaca la fuerte caída de las exportaciones de los proveedores americanos —Chile, Argentina y Estados Unidos—, así como de Sudáfrica. Australia también redujo sus ventas, sobre todo en valor, al ser el único junto a Nueva Zelanda que bajó de precio entre los once países analizados.

El comercio mundial de vino venía creciendo en los últimos años a muy buen ritmo, sobre todo en términos de valor —récords históricos en 2022 y 2023—, tras la caída experimentada durante la pandemia de COVID-19, que conllevó restricciones al comercio internacional (cierre de fronteras, desplome del turismo internacional, cierre de establecimientos hosteleros…). Sin embargo, en una coyuntura actual complicada por factores como la inflación, la crisis del transporte y los suministros, guerras, tensiones políticas, encarecimiento de combustibles, etcétera, el comercio mundial de vino está retrocediendo; en todo caso, hay ciertos mercados que siguen creciendo a muy buen ritmo.

Resumen
El volumen del comercio mundial de vino baja a niveles de hace diez años
Título
El volumen del comercio mundial de vino baja a niveles de hace diez años
Descripción
El comercio mundial de vino cayó un 7,2 % en volumen en el interanual a septiembre de 2023, hasta los 9.945 millones de litros, la mayor caída relativa en porcentaje de la serie histórica y la cifra más baja desde hace diez años, bajando de los 100 millones de hectolitros por primera vez desde primeros de 2014.
Autor