Tomar café es un hábito diario para muchas personas, hasta el punto de que se trata de la segunda bebida más consumida del mundo después del agua. Una costumbre que se ha convertido en sinónimo de hacer un descanso en el trabajo, acompañar una conversación con amigos o sencillamente recuperar fuerzas para continuar con la labor diaria.

Pero a pesar de todo ello, pocas personas saben del café más allá de que no pueden salir de casa sin tomarse uno. En unos momentos de boom gastronómico en que las catas de bebidas como vino, ginebras, whiskies o cervezas han experimentado un gran auge, sin embargo poco se ha trabajado en el terreno del café. Incluso muy pocos restaurantes ofrecen la posibilidad de poder elegir entre diferentes tipos de cafés de origen según su región de cultivo, tostado y acidez, para degustarlo como se merece.

Por ello Starbucks, con cerca de 45 años de experiencia en este campo, ha querido compartir sus conocimientos y pasión por el café con este decálogo para convertirse en un experto cafetero.

  • El café es la segunda bebida más consumida del mundo por detrás del agua. A diario se consumen más de 2.25 billones de tazas de café, unos 820 billones de tazas al año.
  • El café crece en bayas. La mayoría de la gente no está segura del aspecto que tiene un grano de café antes de que esté listo para su compra. Todo el café empieza siendo una baya roja brillante, a menudo llamada ‘cereza de café’. Y además el café crece en árboles, lo que sorprende a mucha gente. Los árboles pueden alcanzar hasta 9 metros de altura, pero la mayoría de ellos se cultivan de modo que crezcan solamente hasta un metro de alto para hacer más fácil su recolección.
  • Hay dos grandes variedades de cafés: arábica y robusta. Los granos de café arábica se cultivan mejor en grandes altitudes y tienen un sabor más delicado, mientras que los granos de café robusta, como su propio nombre indica, son más fuertes y resistentes. Con una alta producción por planta, estos granos florecen en elevaciones menores y producen cafés con características de sabor menos refinado.
  • Los mejores granos de café son los 100% arábica cultivados a gran altura. Las noches frías y los días cálidos hacen que los granos sean más densos, y los granos más densos tienen sabores más profundos y complejos.
  • La mejor manera de almacenar el café es en un envase hermético en un lugar fresco y alejado de la luz. Una vez tostado, el café comienza a perder sabor al quedar expuesto al aire y la humedad; esta pérdida se acentúa a medida que se prolonga la exposición.
  • Para lograr un sabor de café con la máxima frescura debemos utilizar granos enteros y molerlos en el momento para cada cafetera. Las cafeteras de filtro funcionan mejor con la molienda universal que se utiliza en los cafés molidos, o bien con una especial para filtros de fondo plano o cónicos. Las cafeteras espresso requieren una molienda particular muy fina, obtenida en un molinillo de cuchillas entre 30 y 35 segundos.
  • El café únicamente crece en las zonas comprendidas entre el trópico de Capricornio y el trópico de Cáncer debido al clima, por eso a esta región se la conoce como ‘el cinturón del café’. Geográficamente hay tres grandes zonas productoras de café: África, Asia Pacífico y Latinoamérica. Aunque la latitud de estos países es muy similar, cada paisaje, entorno y clima es distinto, lo que hace que cada café tenga unas características diferentes dependiendo del lugar donde haya sido cultivado y procesado.
    • Latinoamérica: Con tierras fértiles y verdes cultivos de terrazas en laderas repletas de arbustos de cafetos, los cafés latinoamericanos suelen ser nítidos, familiares y agradables, con sabores que nos recuerdan a frutos secos o cacao.
    • África/Arabia: En esta región se cultivan los cafés más exóticos del mundo, con sabores que van desde bayas, pasando por exóticas especias hasta frutas cítricas, y aromas que ofrecen toques a limón, uvas, flores y chocolate.
    • Asia/Pacífico: La región de Asia / Pacífico incluye el archipiélago Indonesio, Timor del Este, Sur de Asia y Papúa Nueva Guinea. Muchos de los cafés más especiales del planeta se encuentran aquí. Ofrecen notas terrosas, herbales y especiadas, con un cuerpo intenso y suelen ser energéticos y asertivos.
  • Cada grano de café requiere un equilibrio de temperatura y tiempo para alcanzar su punto máximo de aroma, acidez, cuerpo y sabor. Normalmente suele haber tres clases de tostados: el tostado claro, el tostado medio y el tostado intenso. Dependiendo de este procesamiento, da un resultado en cuanto a sabor, cuerpo e intensidad.
    • Café de tostado suave: Son cafés delicados y con cuerpo ligero, por lo que despiertan los sentidos con suavidad. Los cafés así tostados tienen un sabor inconfundible, caracterizado por sus suaves matices de tostado.
    • Café de tostado medio: Suaves y equilibrados, los cafés de tostado medio son ideales para disfrutar en cualquier momento del día de una buena taza de café.
    • Café de tostado intenso: Con su cuerpo denso y aroma enérgico, estos cafés se caracterizan por un tostado más marcado que potencia los sabores específicos de los granos arábica.
  • Muchos de los cafés que consumimos son mezcla de varias regiones de cultivo. Unas veces se mezclan cafés para identificar de forma exhaustiva una región de cultivo determinada. Otras veces se mezclan granos de distintas regiones de cultivo para entretejer interesantes juegos de aromas y sabores. Como resultado, aparecen sabores complejos que no se encuentran por sí solos en los cafés de origen único.
  • Starbucks selecciona cuidadosamente los granos de las tres regiones cafeteras del mundo dando como resultado sus cafés que pueden degustarse en todas sus tiendas. Además, mensualmente, organiza en todas sus tiendas catas de café gratuitas para los clientes que quieran saber más sobre este sabroso y desconocido mundo.
Resumen
10 claves para saborear un café como un experto
Título
10 claves para saborear un café como un experto
Descripción
Tomar café es un hábito diario para muchas personas, hasta el punto de que se trata de la segunda bebida más consumida del mundo después del agua.
Autor