El exceso de producción en de brócoli en otoño del pasado año 2018 y las fuertes lluvias que estropearon algunos campos están dando como resultado una cierta escasez de cultivos y unos precios por encima de lo habitual. Sin embargo, el consumo de esta verdura en España sigue creciendo a buen ritmo.

Así lo explicaba la pasada semana Javier Bernabéu, secretario de la asociación +Brócoli, coincidiendo con la celebración de la feria internacional Agroexpo en Extremadura: “La campaña actual del brócoli está siendo muy atípica, debido a que se puso en exceso para recolecciones de otoño y poco para invierno. Eso, sumado a que las fuertes lluvias de noviembre estropearon algunos campos recién trasplantados, está dando como resultado una cierta escasez, reflejada en precios bastante altos”.

Una situación que, según Bernabéu tiene perspectivas de prolongarse hasta el verano, ya que se está sembrando menos de lo habitual en estos momentos, a pesar de datos tan positivos como que en Extremadura, en los últimos diez años, se ha pasado de contar con 1.500 hectáreas cultivadas de brócoli a más de 5.000 en la actualidad.

El brócoli en la economía nacional

En cuanto a la producción nacional, Javier Bernabéu explicaba que “se produjo mucho en octubre, noviembre y diciembre, lo cual vino bien para tener una buena campaña navideña; las exportaciones comenzaron en su momento habitual y se están produciendo con regularidad, la demanda es normal. Seguramente se están cumpliendo todos los contratos, pero en los límites inferiores en cantidades y no sobra nada”. En contraste con esta escasez de cultivo, el secretario de la asociación +Brócoli sugiere que el consumo en España sigue creciendo a buen ritmo, una media para cada español de un kilo y medio de brócoli al año.

En cuanto al peso que actualmente tiene el brócoli en el global de la economía agroalimentaria española, Bernabéu afirmaba: “Está claro que es un cultivo social y con unas necesidades elevadas de mano de obra, con lo que contribuye de manera importante a la economía social. Por otro lado, los precios obtenidos por la exportación, según reflejan los datos oficiales, son de alrededor de 1 euro/kilo, incluyendo todos los gastos hasta el destino, lo que hace que tenga un buen balance para la economía nacional”.

Y, finalmente, respecto a las perspectivas de futuro a corto plazo, el aumento sensible durante el otoño de las producciones en Extremadura y en la Ribera del Ebro ha proporcionado buenas cantidades de producto para la industria. El brócoli congelado está adquiriendo un peso importante y un crecimiento por encima del fresco: “En estos momentos las industrias deben estar saturadas de brócoli congelado, pero no van a tener producciones nuevas hasta el próximo otoño, salvo sus propios cultivos. Eso derivará en posible falta de cara al próximo verano”, auguraba el experto.

Resumen
Título
2018-19, una campaña ‘atípica’ para el brócoli
Descripción
El exceso de producción en de brócoli en otoño del pasado año 2018 y las fuertes lluvias que estropearon algunos campos están dando como resultado una cierta escasez de cultivos y unos precios por encima de lo habitual.
Autor