Aunque el origen del ajo es incierto, mayoritariamente se considera oriundo de Asia, desde donde se extendió a toda Europa, y desde aquí hacia América, tras la conquista. En Egipto era consumido por los esclavos que trabajaban en la construcción de las pirámides, ya que se le atribuían propiedades fortificantes y revigorizantes.

Para los hindúes y los babilonios era una planta con propiedades casi milagrosas. Durante los tiempos de la Grecia y Roma antigua, era consumido principalmente por soldados, navegantes y campesinos. Los gladiadores eran muy aficionados a su consumo por las propiedades excitantes de la libido que se le atribuían. Galeno lo describía como el antiveneno por excelencia, y Plinio lo recomendó como remedio para enfermedades respiratorias.

En la Edad Media ya se usaba con fines terapéuticos, generalmente para combatir enfermedades bacterianas. Y durante la Primera Guerra Mundial se empleó como antiséptico externo para desinfectar heridas cuando no se disponía de los antisépticos habituales.

Y , ya en la actualidad y en España, el ecotipo Ajo Morado de Las Pedroñeras —amparado por una Indicación Geográfica Protegida (IGP)—es una variedad adaptada a las particulares condiciones climáticas y de suelo que se dan en la zona geográfica donde se cultiva —y de la que toma el nombre de Las Pedroñeras— que, aún teniendo las mismas características genéticas de la variedad a la que pertenece, presenta unas diferencias morfológicas y fisiológicas en su desarrollo que son debidas al medio físico.

Y es que algunos estudios científicos realizados han demostrado que, en comparación a ajos de otras procedencias, el Morado de Las Pedroñeras contiene cualitativa y cuantitativamente una mayor proporción de compuestos organosulfurados, de bajo peso molecular, muy volátiles y de gran reactividad, ricos en azufre, yodo y sílice, con una interesante actividad farmacológica y, en especial, de alicina, principal responsable del olor y sabor del ajo, lo que hace que, entre otras muchas cualidades en la cocina dé lugar a elaboraciones como este Cordero confitado en aceite de ajos, una receta del conocido cocinero Manuel de la Osa, ofrecida por la IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras.

Cordero confitado en aceite de ajos

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 1 kg de costillar de cordero
  • 4 dientes de Ajo Morado de Las Pedroñeras
  • 1 rama de romero
  • 1 l. de aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN

Dividir el costillar en cuatro raciones, sin importar que se queden con hueso o no.

Calentar el horno a 80 ºC. Colocar las raciones del costillar en la bandeja, cubrir la carne con el aceite de oliva, poner las cabezas de ajos y la ramita de romero, y dejar que se confite la carne, lentamente durante unas 4 horas aproximadamente.

Cuando esté bien confitada la carne, dejar escurrir el aceite sobrante y colocarla en un teflón para que se dore unos minutos.

Se sirve en un plato, colocando en el centro la carne, y como guarnición los ajos confitados.

Resumen
Nombre receta
Cordero confitado en aceite de ajos
Publicado el...
Calificación
5 Based on 2 Review(s)
Cordero confitado en aceite de ajos
82%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%