La Real Academia de Medicina y Cirugía de Murcia celebra estos días la conmemoración de su 200 aniversario como institución y, entre los actos previstos, en la jornada inaugural de ayer lunes le fue otorgada la Medalla de Oro de este organismo al conocido cocinero Ferran Adrià. En el discurso de recepción de la Medalla […]

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Murcia celebra estos días la conmemoración de su 200 aniversario como institución y, entre los actos previstos, en la jornada inaugural de ayer lunes le fue otorgada la Medalla de Oro de este organismo al conocido cocinero Ferran Adrià.

En el discurso de recepción de la Medalla que ofreció el chef, contestado a su vez por la académica y secretaria general de la Academia María-Trinidad Herrero Ezquerro, Adrià aludió al problema de la obesidad como uno de los principales «lastres para la salud», proponiendo que se genere un «diálogo entre la medicina y la cocina», de modo que la alimentación llegue a ser una herramienta de prevención, pero sin llegar a «obsesionarse con dietas, ya que la política de prohibición nunca ha funcionado».

“En el 60% de los hogares con una o dos personas no se cocina nunca”

Igualmente, el que ha sido durante años el mejor cocinero del mundo, expresó su preocupación por la situación actual, en la que, dadas las circunstancias laborales y la evidente falta de tiempo, en el 60 por ciento de los hogares con una o dos personas, no se cocina nunca. Lo que, según él, supone un nuevo reto para los cocineros, que deben crear un nuevo concepto de la “cocina en casa”.

En este sentido, Adrià expresó su convicción de que con el tiempo habrá que ir dejando de lado la cocina en su faceta de “placer» y profundizar más en su aspecto «funcional» y su importancia para propiciar una buena salud y calidad de vida.